El 15 por ciento de los niños europeos de 11 años reconoce haber fumado alguna vez, según estudio

Actualizado 21/11/2008 12:57:26 CET

MADRID, 21 Nov. (EUROPA PRESS) -

El 15 por ciento de los niños de europeos reconoce que ya han fumado alguna vez a los 11 años mientras que a los 15 la cifra asciende hasta el 65 por ciento, según los resultados de una encuesta realizada en 35 países cuyos datos han sido presentados en el marco del II Congreso Europeo de Pacientes, Innovación y Tecnologías que se está celebrando estos días en Madrid.

De acuerdo con esto, el presidente de la delegación para Asuntos Europeos e Internacionales del Consejo Nacional de Médicos de Francia, Francis Montané, lamentó que se está experimentando "un aumento espectacular entre los jóvenes que han declarado haber fumado un cigarrillo entre los 11 y los 15 años".

Entre la población adulta, los expertos también han destacado el "elevado" impacto del tabaquismo en Europa ya que, de acuerdo con el Informe sobre la Lucha Anti-tabaco 2007 realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en Europa cada año fallecen 650.000 personas a causa del tabaco, y 13 millones padecen enfermedades crónicas causadas por el tabaquismo activo y pasivo.

Según subrayó el propio doctor Montané, el coste derivado del tabaquismo no es solo elevado en términos de salud, sino también conlleva un importante impacto económico. De hecho, asegura que "el coste global resultante del tabaquismo se estima en 100.000 millones de euros".

Por ello, la Comisión Europea ha puesto en marcha la campaña 'Help, para una vida sin tabaco', así como varias recomendaciones de la UE a los estados miembros, entre las que destaca la prohibición de la publicidad sobre el tabaco, si bien apunta que hay siete países comunitarios que todavía la permiten. Asimismo, subraya la prohibición de fumar en el trabajo y en espacios públicos y la inclusión de imágenes impactantes sobre los efectos perjudiciales del tabaco en las cajetillas.

En este sentido, el doctor Manuel de la Peña, presidente del Instituto Europeo de Salud y Bienestar Social, aseguró que "todavía son necesarias nuevas medidas para evitar que el tabaquismo siga siendo la primera causa de muerte evitable en los países desarrollados y para que acabe siendo un hábito de muy pocos".