Unas 125.000 mujeres mueren cada año durante el parto en el mundo por falta de donaciones de sangre, según la OMS

Actualizado 14/06/2007 0:02:03 CET
-

GINEBRA, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

Unas 125.000 mujeres mueren cada año en el parto por sufrir grandes pérdidas de sangre, un problema que se ha convertido en la causa de muerte más común entre las madres de todo el mundo, según informó hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ha lanzado una campaña para mejorar el acceso de las embarazadas a las donaciones de sangre libre de enfermedades en vísperas del Día Mundial del Donante de Sangre, que se celebra mañana jueves.

La OMS recuerda que más de 500.000 mujeres fallecen al año durante el embarazo, el nacimiento del bebé o tras el parto, casi todas ellas en África y Asia. Según la directora general de la OMS, Margaret Chan, desde su organización consideran que deben hacer "todo lo posible por mejorar las oportunidades de supervivencia de estas mujeres durante y después del parto" ya que si la actual situación continúa, Naciones Unidas fracasara en sus objetivos para reducir la mortalidad de las madres en el mundo previstos para 2015.

De los 20 países con las tasas de mortalidad en el parto más altas, un total de 19 son del África Subsahariana, donde una de cada 16 mujeres mueren durante el embarazo o por causas relacionadas con el parto, una situación que sufre sólo una de cada 2.8000 mujeres de los países desarrollados.

Para enfrentar esta situación, la OMS lanza este año una campaña con la que intentará ayudar a estos países a incrementar las donaciones voluntarias de sangre y asegurar que esté libre de enfermedades. También trabajaran para que estas donaciones se usen "racionalmente" para evitar las complicaciones del parto. La OMS advierte contra las donaciones realizadas a cambio de dinero, ya que entre ellas se han encontrado las más altas tasas de contaminación.

Según Daniela Bagozzi, portavoz de la división tecnológica y farmacéutica de la OMS, "la gente que recibe dinero por donar su sangre es más propensa a mentir" sobre la seguridad de ésta, mientras que aquellas personas que ofrecen su sangre de forma altruista "mienten menos sobre posibles conductas sexuales de riesgo".