Estudio en ratones

Vivir en un entorno estimulante podría reducir las infecciones

Playa, hombre, trabajo
GETTY
Publicado 03/10/2016 7:04:35CET

MADRID, 3 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Se sabe poco acerca de la influencia de los factores ambientales en el sistema inmune, pero se han propuesto que factores como la contaminación, la ubicación, el estado psicológico y el estado social son determinantes en el desarrollo de trastornos autoinmunes humanos.

   La investigación, publicada en ‘Frontiers in Immunology’, proporciona la primera evidencia de que un ambiente enriquecido influye en la función de las células T, un tipo de glóbulo blanco que es esencial para la inmunidad y que está involucrado en el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), la artritis reumatoide y otras enfermedades crónicas.

   Los ratones a los que se les dan juguetes y se coloca en un entorno estimulante tienen sistemas inmunológicos más saludables, según revela un estudio realizado por la Universidad Queen Mary de Londres (QMUL, por sus siglas en inglés), en Reino Unido.

    Esta investigación detectó que un simple conjunto de alteraciones en el espacio vital de un ratón durante un breve periodo de tiempo causó cambios drásticos en sus células T que le hicieron más propenso a tener un efecto inflamatorio de protección.

   Los animales fueron alojados o bien en ambientes normales o 'enriquecidos' durante dos semanas. El entorno normal consistía en una jaula de ratón estándar llena de serrín y material de nidificación. Para proporcionar un nivel más rico 'multisensorial', el ambiente enriquecido tenía una jaula más amplia con virutas de madera y juguetes, incluyendo una caja nido de color, un tubo de tela, una rueda para correr y un columpio.

SUS CÉLULAS T TIENEN UN PATRÓN ÚNICO DE LIBERACIÓN MOLECULAR

   El principal autor de la investigación, el profesor Fulvio D'Acquisto, explica: "Después de sólo dos semanas en un ambiente enriquecido con un montón de juguetes y espacio, el sistema inmunológico de los ratones era completamente diferente y parecían estar mejor preparados para combatir las infecciones".

   "Este efecto es importante porque no les hemos dado ningún fármaco, sino que todo lo que hemos hecho es cambiar sus condiciones del lugar en el que viven. Se podría decir que acabamos de ponerlos en su equivalente a un lugar de vacaciones durante dos semanas y hacerles disfrutar de su nuevo y estimulante entorno", apunta.

   Se extrajeron las células T de los ratones y se estimularon con un agente que imita la infección. Las células T de ratones que vivieron en el ambiente enriquecido mostraron un patrón único en la liberación de ciertas moléculas de señalización que juegan un papel en la inmunidad, como mayores niveles de interleucina 10 e interleucina 17, en comparación con los roedores que estuvieron en un ambiente normal, lo que daría una mejor respuesta a la infección.

   Las células T también tenían una huella genética única, con 56 genes que fueron impulsados, muchos de los cuales están implicados en la curación y la lucha contra las infecciones. "A pesar de esta evidencia todavía tiene que probarse en humanos, plantea una posibilidad interesante. ¿Qué pasaría si los médicos fueran capaces de cambiar el entorno de un paciente y prescribir dos semanas de vacaciones?", plantea el profesor Fulvio D'Acquisto.

   "O tal vez podríamos aumentar los efectos de los tratamientos farmacológicos estándar que tienen que ver con la mecánica de la infección, ofreciendo también algo que mejora el bienestar del medio ambiente más general de un paciente. Eso podría ser un enfoque prometedor para el tratamiento de enfermedades crónicas", añade este experto.

   El estudio está limitado en que los investigadores no han analizado la aparición de estas células en ratones con enfermedades relevantes, además de que sólo analizaron un tipo de célula y el medio ambiente pueden tener diferentes efectos en otras clases de células. Tendrán que realizarse estudios en seres humanos antes de extraer conclusiones acerca el efecto del medio ambiente sobre la inmunología humana.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter