Metro, tren o autobús

Usar el transporte público reduce un 40% el riesgo de diabetes y obesidad

Metro de Madrid, estación de Nuevos Ministerios
EUROPA PRESS
Publicado 15/03/2016 16:46:59CET

   MADRID, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El uso del transporte público de forma habitual puede reducir en un 40 por ciento el riesgo de padecer diabetes y obesidad, según datos de la Unión Internacional del Transporte Público (UITP) recogidos por la Asociación de Empresas Gestoras de Transportes Colectivos Urbanos (ATUC).

   De hecho, según un estudio del Centro de Salud de Osaka (Japón), utilizar el metro o el autobús a diario reduce el riesgo de tener la presión arterial elevada y de sufrir problemas de sobrepeso en un 44 por ciento, así como el riesgo de diabetes.

   Y es que, el uso del transporte público fomenta la actividad física, por lo que, a juicio de ATUC, es un punto "más a favor" para promover el uso de este sistema desde todos los estamentos públicos y privados, ya que la falta de ejercicio se ha convertido en el cuarto factor de riesgo de mortalidad en todo el mundo.

   Todo ello unido al problema de la contaminación del aire, originada en un 70 por ciento por el tráfico de vehículos, y que provoca la muerte de dos millones de personas al año en todo el mundo.

   Y es que, por cada pasajero que recorre unos dos kilómetros, la tasa de mortalidad de tráfico del transporte público supone una décima parte de la de los automóviles. Además, según estimaciones de la UITP, si se duplicase la cuota de mercado de este modo de desplazarse, se podrían salvar 180.000 vidas en 2025.

AUMENTAR LOS CARRILES BICI

   En este contexto, la asociación del transporte urbano ha señalado que los planes de movilidad urbana de las ciudades se deberían configurar también en función de los beneficios para la salud que obtienen los ciudadanos. Por ejemplo, fomentando las zonas verdes en el corazón de las ciudades, más carriles bici y más vías y rutas peatonales.

   Además, a su juicio, es necesario que se diseñen planes de movilidad de larga duración con un objetivo amplio, para hacerlos realmente efectivos. Por ello, ha abogado por la evolución de la situación actual hacia un modelo de movilidad sostenible con el objetivo de conseguir ciudades más limpias, sanas y habitables.

   Finalmente, la patronal ha recomendado la puesta en marcha de soluciones en las que se potencie el uso del transporte público, para que conviva en "armonía" con otros métodos de desplazamiento como el coche, para el que defiende un uso responsable, la bicicleta o los propios peatones.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter