Seguido del trastorno dependiente y límite

Trastorno antisocial y evitativo, principales enfermedades mentales en personas con alcoholismo o adicción a las drogas

Alcoholismo
PIXABAY
Publicado 08/03/2017 14:50:36CET

MADRID, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

El trastorno antisocial y evitativo son las principales enfermedades mentales que padecen las personas adictas al alcohol, drogas o a ciertos fármacos, tal y como ha comentado la psicóloga de la clínica de desintoxicación situada en el Hospital Vithas-Nisa Aguas Vivas, Clara Díez.

Tras ellos, prosigue, se encuentran el trastorno dependiente y el límite. "Justamente éste último grupo, la búsqueda de sensaciones, la inestabilidad emocional y la impulsividad favorecería relaciones interpersonales intempestuosas y, a su vez, favorecería el abuso de sustancias", ha argumentado.

En este sentido, la experta ha señalado que en algunos estudios se plantea si la interacción entre ambos factores se produce en varias direcciones, es decir, un consumo mantenido de estimulantes del sistema nervioso central (SNC) favorecería la aparición de una tendencia a la impulsividad y podría producir alteraciones en los mecanismos de regulación emocional relacionados con los trastornos de personalidad, o si, por el contrario, la presencia de una constelación de dimensiones desadaptativas de personalidad, podría llevar a la búsqueda de un consumo de ciertas drogas o sustancias y cuya repetición despertara una enfermedad adictiva.

"La experiencia clínica en el entorno especifico de ingreso de personas con adición y patología dual, es que tres de cada cuatro pacientes que realizan el programa de tratamiento presentan rasgos de personalidad disfuncional y al menos uno de esos casos cumplirían criterios diagnósticos de padecer un trastorno de personalidad según la descripción psicopatológica y funcional que aparece en las clasificaciones internacionales de enfermedades mentales CIE-10 y DSM-5", ha asegurado.

Dicho esto, la experta destacado la importancia de que el tratamiento de la adicción se lleve a cabo conjuntamente con el tratamiento del trastorno de personalidad, para lo cual se necesita un equipo multidisciplinar. "El objetivo fundamental, se centra en conseguir una mejor alianza terapéutica que aúne las dificultades globales del paciente con directrices de tratamiento comunes enfocadas a cubrir todas las necesidades del paciente con patología dual", ha zanjado Díez.

Puede cambiar de noticia usando las flechas del teclado (← →)
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter