Tener grasa en el vientre, sin tener sobrepeso, es malo para el corazón

Barriga, gordo
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / BAONA
Publicado 23/04/2018 8:36:34CET

   MADRID, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

   La grasa del vientre, incluso en personas que no tienen sobrepeso, es perjudicial para el corazón, según los resultados de la Clínica Mayo, en Rochester, Minesota, Estados Unidos, presentados este viernes en EuroPrevent 2018, un congreso de la Sociedad Europea de Cardiología.

   "Consulta a tu médico si su cintura es más grande que tus caderas", aconseja el autor del estudio, el doctor José Medina-Inojosa, de la división de Cardiología Preventiva de la Clínica Mayo y el Centro Internacional de Investigación Clínica del Hospital Universitario St. Anne's. (FNUSA-CICR), Brno, en República Checa.

   El índice de masa corporal (IMC), que es el peso relativo a la altura en kg/m2, se utiliza para categorizar a los adultos en bajo peso, peso normal, sobrepeso u obesidad. Sin embargo, el IMC no representa la cantidad y distribución de grasa y músculo. La obesidad central es un depósito de exceso de grasa en la mitad del cuerpo y es un marcador de distribución anormal de la grasa.

   Este estudio probó la hipótesis de que las personas con peso normal y obesidad central tendrían más problemas cardiacos que las personas con peso normal y distribución normal de grasa. En 1997 a 2000, se inscribieron en este trabajo 1.692 residentes del condado de Olmsted, Minnesota, de 45 años o más. La muestra fue representativa de la población del condado por edad y sexo.

   Los participantes se sometieron a un examen clínico y se tomaron medidas de peso, altura, circunferencia de la cintura y circunferencia de la cadera. La obesidad central se definió como una relación que divide la circunferencia de la cintura por la circunferencia de la cadera de 0,90 o más para los hombres y 0,85 o más para las mujeres.

UNA FORMA CORPORAL QUE INDICA UN ESTILO DE VIDA SEDENTARIO

   Se siguió a los pacientes desde 2000 hasta 2016 por la ocurrencia de eventos cardiovasculares adversos mayores (MACE, por sus siglas en inglés) usando registros médicos vinculados del Proyecto de Epidemiología de Rochester. Se definió MACE como ataque cardiaco, cirugía o revascularización coronaria percutánea para abrir arterias bloqueadas, accidente cerebrovascular o muerte por causas cardiovasculares.

   Los participantes con un IMC normal (18,5-24,9 kg/m2) y obesidad central tenían un riesgo a largo plazo de MACE aproximadamente dos veces mayor en comparación con los participantes sin obesidad central, independientemente de su IMC. "Las personas con un peso normal, pero con una barriga grasa, tienen más probabilidades de sufrir problemas cardiacos que las personas sin tripa, incluso si son obesas según el IMC. Esta forma corporal indica un estilo de vida sedentario, masa muscular baja, y la ingesta de demasiados carbohidratos refinados", añade el doctor Medina-Inojosa.

   "El vientre suele ser el primer lugar en el que depositamos grasa, por lo que las personas clasificadas con IMC de sobrepeso, pero sin una barriga grasa, probablemente tengan más músculo, lo que es bueno para la salud --continúa--. El músculo es como un almacén metabólico y ayuda a disminuir los niveles de lípidos y azúcar en la sangre".

   Los participantes con un IMC normal y obesidad central también tenían mayor riesgo de MACE que los participantes con sobrepeso y obesos con obesidad central. Medina-Inojosa dice que las personas con sobrepeso y obesas con obesidad central también podrían tener más masa muscular que podría ser protectora.

   Este experto señala: "Si tienes grasa alrededor de tu vientre y es más grande que el tamaño de tus caderas, visita a tu médico para evaluar tu salud cardiovascular y distribución de grasa. Si tienes obesidad central, el objetivo será perder la cintura en lugar de perder peso. Haz más ejercicio, disminuye el tiempo sedentario cogiendo las escaleras o bajándote del metro una parada antes y ve caminando, aumenta tu masa muscular con entrenamiento de fuerza y ??resistencia y elimina los carbohidratos refinados".

   El doctor Medina-Inojosa dice que era importante que los médicos no asuman que las personas con un IMC normal no están en riesgo de tener problemas cardiacos o que su distribución de grasa es normal. Concluye: "Nuestro estudio proporciona evidencia de que los médicos también deben medir la obesidad central para tener una mejor idea de si un paciente está en riesgo".

Contador
Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.