Contador

El TDAH sin tratar eleva el riesgo de enfermedades de transmisión sexual

Adolescente, triste, soledad, depresión
PIXABAY
Publicado 04/01/2018 12:21:02CET

MADRID, 4 Ene. (EUROPA PRESS) -

Científicos de la Universidad Nacional Yang-Ming en Taiwán han descubierto que los afectados por un trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) tienen hasta el triple de riesgo de sufrir una infección por transmisión sexual. No obstante, las probabilidades disminuyen considerablemente cuando están medicados.

Así se desprende de los resultados de un estudio publicado en la edición de enero de la revista 'Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry' (JAACAP), que muestra como el tratamiento para el TDAH puede reducir el riesgo de enfermedades venéreas entre un 30 y 41 por ciento.

El TDAH es el trastorno del neurodesarrollo más frecuente, ya que afecta a entre un 5 y 7 por ciento de niños y adolescentes, y hasta al 2 por ciento de los adultos jóvenes. Y diversos estudios previos lo han relacionado con "comportamientos de riesgo para la salud, como la conducción temerosa, el abuso de sustancias o conductas sexuales poco seguras", ha reconocido Mu-Hong Chen, autor principal del estudio.

Por ello, según este experto, "los psiquiatras clínicos deberían centrarse en la aparición de conductas sexuales de riesgo sabiendo que el tratamiento del TDAH puede actuar como protector para la prevención de enfermedades de transmisión sexual".

Su estudio incluyó una cohorte de 17.898 adolescentes (12-17 años) y adultos jóvenes (18-29 años) que fueron diagnosticados con TDAH y 71.592 de la misma edad que ejercieron como grupo control que no tenían la enfermedad. Asimismo, en ambos casos no habían sufrido una enfermedad de transmisión sexual antes de iniciar el estudio.

Todos ellos fueron seguidos durante un año en el que se evaluó su riesgo de VIH, sífilis, verrugas genitales, gonorrea, infección por clamidia y tricomoniasis. Asimismo, se evaluó su comorbilidad psiquiátrica y, en el caso de los pacientes con TDAH, si estaban en tratamiento farmacológico con metilfenidato o atomoxetina.

De este modo, los investigadors vieron que el riesgo de enfermedades de transmisión sexual en pacientes con TDAH era de un 1,2 por ciento, frente al 0,4 por ciento del grupo control. Además, era más habitual en pacientes más jóvenes (20,5 años en el caso del TDAH, 21,9 en el grupo control).

Asimismo, también encontraron que los adolescentes y adultos jóvenes con TDAH tenían una mayor prevalencia de comorbilidad psiquiátrica, incluidos trastornos del comportamiento disruptivo (13,5% frente al 0,3%), trastornos por consumo de alcohol (1,1% versus 0,5%) y trastornos por consumo de sustancias (2,5% versus 0,8%).

En cambio, los pacientes que estaban en tratamiento desde hacía poco o habían comenzado hace más tiempo tenían un riesgo significativamente menor de adquirir una infección de transmisión sexual durante el periodo de estudio.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter