Contador

La suciedad que acumula tu móvil refleja cómo vives

Lavarse los dientes, móvil, selfie
GETTY
Actualizado 24/11/2016 13:22:03 CET

   MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Las personas dejan rastros de productos químicos, moléculas y microbios en cada objeto que tocan. Mediante el muestreo de las moléculas en teléfonos celulares, investigadores de la Facultad de Medicina y la Escuela de Farmacia y Ciencias Farmacéuticas Skaggs de la Universidad de California en San Diego, Estados Unidos, pudieron elaborar esquemas sobre el estilo de vida del propietario de cada teléfono, incluyendo su dieta, productos de higiene preferidos, estado de salud y lugares visitados.

   Este estudio de prueba de concepto, cuyos detalles se revelan este lunes en 'Proceedings of the National Academy of Sciences', podría tener una serie de aplicaciones, incluyendo perfiles criminales, exámenes de aeropuertos, monitoreo de adherencia a medicamentos, estratificación de participantes de estudios clínicos y estudios de exposición ambiental.

   "Se puede imaginar un escenario en el que un investigador en la escena del crimen se encuentra con un objeto personal --como un teléfono, una pluma o una llave-- sin huellas dactilares o ADN, o con huellas o ADN que no se encuentran en la base de datos para determinar a quién pertenece -pone como ejemplo el autor principal, Pieter Dorrestein, profesor de la Facultad de Medicina y de la Escuela de Farmacia y Ciencias Farmacéuticas de UC San Diego--. Así que pensamos - ¿y si nos aprovechamos de la química de la piel dejada atrás para decirnos qué tipo de estilo de vida tiene esta persona?".

   En un estudio de 2015, el equipo de Dorrestein construyó modelos 3D para ilustrar las moléculas y los microbios encontrados en cientos de lugares en los cuerpos de dos voluntarios adultos sanos. A pesar de una suspensión de tres días en el uso de productos de higiene personal antes de recoger las muestras, los investigadores se sorprendieron al descubrir que las características moleculares más abundantes en las muestras de piel todavía provenían de productos de higiene y belleza, como protector solar.

    "Todos estos rastros químicos en nuestros cuerpos pueden transferirse a objetos --relata Dorrestein--. Así que nos dimos cuenta de que probablemente podríamos llegar a un perfil del estilo de vida de una persona basado en químicos que podemos detectar en objetos que usan con frecuencia".

   En el último trabajo de Dorrestein participaron 39 voluntarios adultos sanos. El equipo limpió cuatro puntos en el teléfono celular de cada persona --un objeto que solemos pasar mucho tiempo tocando-- y ocho puntos en la mano derecha de cada persona, para un total de casi 500 muestras y utilizaron una técnica llamada espectrometría de masas para detectar moléculas de las muestras.

   Los investigadores identificaron el mayor número posible de moléculas comparándolas con estructuras de referencia en la base de datos GNPS, un depósito de conocimiento de espectrometría de masas de 'crowdsourcing' y un sitio web de anotación desarrollado por Dorrestein y el coautor Nuno Bandeira, profesor asociado de la Escuela de Ingeniería y Escuela de Farmacia de UC San Diego.

CREMAS, ANTIDEPRESIVOS Y COLIRIOS, "LEÍDOS" EN LAS MOLÉCULAS DEL MÓVIL

   Con esta información, los investigadores desarrollaron un estilo de vida personalizado "leído" en cada teléfono. Algunos de los medicamentos que detectaron en los teléfonos incluyen cremas antiinflamatorias y antihongos para la piel, tratamientos para la pérdida del cabello, antidepresivos y colirios y entre las moléculas de los alimentos había cítricos, cafeína, hierbas y especias.

   Los ingredientes de la crema solar y el repelente de mosquitos DEET se detectaron en los teléfonos incluso meses después de que los propietarios de los teléfonos los hubieran utilizado por última vez, sugiriendo que estos objetos pueden proporcionar bocetos sobre el estilo de vida a largo plazo.

   "Al analizar las moléculas que han dejado en sus teléfonos, podríamos decir si una persona es probablemente mujer, utiliza cosméticos de gama alta, se tiñe el pelo, bebe café, prefiere la cerveza sobre el vino, le gusta la comida picante, está siendo tratada por depresión, usa protector solar y repelente de insectos -- y por lo tanto probablemente pasa mucho tiempo al aire libre--; todo tipo de cosas ", dice la primera autora Amina Bouslimani, asistente científica del proyecto en el laboratorio de Dorrestein.

   "Este es el tipo de información que podría ayudar a un investigador a restringir la búsqueda del propietario de un objeto", apunta. A ello, Dorrestein añade algunas limitaciones: estas lecturas moleculares proporcionan un perfil general del estilo de vida de la persona, pero no están destinadas a un emparejamiento como una huella digital.

   Para desarrollar perfiles más precisos y para que este método sea más útil, dice que se necesitan más moléculas en la base de datos de referencia, particularmente para los alimentos más comunes que ingieren las personas, los materiales de la ropa, las alfombras, las pinturas de pared y todo con lo que las personas entran en contacto. Dorrestein y Bouslimani ya han comenzado a ampliar su estudio con otras 80 personas y muestras de otros objetos personales, como billeteras y llaves.

   También esperan comenzar pronto a recolectar otra capa de información de cada muestra, las identidades de las muchas bacterias y otros microbios que cubren nuestra piel y objetos. En un estudio de 2010, su colaborador y co-autor Rob Knight, profesor también en UC San Diego y director del Centro de Innovación sobre el Microbioma de UC San Diego, contribuyó a un estudio en el que su equipo encontró que por lo general podría emparejar con un teclado de ordenador a su propietario basado sólo en las poblaciones únicas de microbios que la persona dejó en él.

   Más allá de la medicina forense, Dorrestein y Bouslimani creen que las lecturas de trazas moleculares también podrían usarse en estudios médicos y ambientales. Por ejemplo, tal vez un día los médicos podrían evaluar cómo es la adherencia de un paciente con un régimen de medicación mediante el seguimiento de los metabolitos en su piel.

   Del mismo modo, los pacientes participantes en un ensayo clínico podría dividirse en subgrupos según la forma en que metabolizan la medicación bajo investigación, como lo revelan los metabolitos de la piel, de forma que se podría dar el fármaco sólo a los pacientes que pueden metabolizarlo adecuadamente.

   Finalmente, según los investigadores, las lecturas de moléculas de la piel también pueden proporcionar información útil sobre la exposición de una persona a contaminantes ambientales y peligros químicos, como en un lugar de trabajo de alto riesgo o en una comunidad que vive cerca de una posible fuente de contaminación.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter