Signos de alarma de un trombo

Trombosis, coagulo
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / WILDPIXEL
Publicado 24/04/2018 8:44:36CET

   MADRID, 24 Abr. (EDIZIONES) -

   La enfermedad trombótica (arterial y/o venosa) representa por su alta frecuencia la causa más importante de morbimortalidad de la población occidental pero con una salvedad: es perfectamente prevenible.

   "Los esfuerzos que se puedan hacer para prevenirla, como tratamientos farmacológicos de prevención de trombosis para pacientes especiales, o una educación de cambio de los de hábitos de vida hacia otros mas saludables, tienen un alto nivel de eficacia y eficiencia. Algunas estadísticas dicen que tiene un nivel de prevalencia e incidencia en la población como la infección por VIH, los accidentes de tráfico y el cáncer juntos", precisa en una entrevista con Infosalus el vicepresidente primero de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH), Pascual Marco Vera.

   Pero, para poder entenderlo bien, es necesario saber qué es un trombo. En concreto, explica que se trata de la generación de un coagulo de sangre dentro del sistema vascular, tanto en las arterias como en las venas. Cuando ese coagulo de sangre se desplaza de donde se formó a otra parte del cuerpo se denomina 'émbolo' o 'embolia'.

    Según añade la Fundación Española del Corazón (FEC), el trombo o embolia puede producirse en un vaso y obstruir el flujo sanguíneo en ese lugar, impidiendo el suministro de oxígeno y flujo sanguíneo a los tejidos circundantes, una situación que se conoce como 'isquemia'. Esto puede ocasionar un daño, destrucción (infarto) e incluso la muerte o necrosis de los tejidos que se encuentran en ese área.

   A su vez, los émbolos en los vasos pueden afectar a las extremidades, fundamentalmente inferiores (piernas y pies), así como al cerebro (ictus), o al corazón (infarto de miocardio). En el caso de afectar a las arterias que aportan sangre a los pulmones se habla de 'embolia pulmonar'.

¿CÓMO SE FORMAN?

   Así, el también jefe del Servicio de Hematología y Hemoterapia del Hospital General Universitario de Alicante señala que en su formación están implicados muchos factores de riesgo clínicos, tales como la obesidad, el tabaquismo, la diabetes, la hipertensión, o el sedentarismo . "Una serie de comorbilidades que incrementan su desarrollo", según aprecia.

   Además, y por ejemplo en el caso de los trombos formados en las arterias, el especialista indica que su formación puede relacionarse también con lesiones locales, como un ateroma o placa de grasa en las arterias, junto con otras alteraciones locales de la circulación .

   Mientras, señala que en el caso de aquellos que se originan a nivel venoso es fundamental la estasis vascular o lentitud del flujo sanguíneo, así como las alteraciones en la composición de sangre, muchas de ellas de tipo hereditario, y otras de tipo adquirido, donde el propio paciente desarrolla unas proteínas o 'autoanticuerpos' que producen una serie de lesiones vasculares.

   El doctor Marco remarca que se debe acudir de inmediato a Urgencias si aparece dolor, inflamación o dificultad para caminar en personas sin ninguna lesión previa; si la pierna cambia de color, hacia un tono amoratado; o bien si percibe un cordón venoso en la pierna, perfectamente visible, inflamado y rojo. No obstante, destaca que la alarma realmente importante por su gravedad se presenta como una dificultad súbita para respirar, acompañada con dolor en el pecho, principal manifestación de una embolia de pulmón.