Contador

¿Cómo saber si soy celíaco?

Gluten, dieta, celiaco, celiaquía, merienda, desayuno
GETTY
Actualizado 03/02/2018 10:43:58 CET

   MADRID, 3 Feb. (EDIZIONES) -

   La enfermedad celíaca es una intolerancia permanente al gluten que produce una lesión inflamatoria crónica de la mucosa del intestino delgado en individuos que presentan un determinado perfil genético. Sin embargo, muchas personas dejan de comer gluten pensando que les beneficia, cuando no es así. ¿Cómo se puede saber si se es o no celíaco?

   El gluten es el nombre genérico de las proteínas tóxicas del trigo, también presentes en otros cereales (cebada, centeno y avena). La lesión intestinal puede causar una absorción inadecuada de los nutrientes de la dieta (proteínas, grasas, hidratos de carbono, sales minerales y vitaminas).

   La presentación clínica puede ser muy diversa, con síntomas digestivos y extradigestivos, y puede aparecer en cualquier momento de la vida, tanto en niños como en adultos, lo que puede retrasar el diagnóstico. Desde la Sociedad Española de Enfermedad Celíaca, se estima que la prevalencia de esta enfermedad en España, al igual que en el resto de países de Europa y de Estados Unidos, varía entre 1:100 y 1:300 personas nacidas vivas. Sin embargo, sólo una pequeña parte está diagnosticada debido a la variabilidad de los síntomas, o a la ausencia de clínica.

   En una entrevista con Infosalus, el presidente de la Sociedad Española de Enfermedad Celíaca, el médico adjunto en el servicio de Digestivo del Hospital Universitario Mutua de Terrasa, Fernando Fernández Bañares, señala que los síntomas que llevan a pensar que puede existir celiaquía en una persona son:

   - Síntomas digestivos: mala digestión, diarrea, hinchazón y dolor abdominal, muchos gases, pérdida de peso, o síntomas de desnutrición.

   -Síntomas extradigestivos: falta de crecimiento en niños, tallas bajas en adultos, aftas bucales de repetición, aparición de anemias, problemas de descalcificación de huesos y de osteoporosis.

   "Es una enfermedad con predisposición genética y de base autoinmune. Se producen anticuerpos contra las células del organismo. Por un lado, hay una serie de grupos de riesgo que tienen más probabilidad de padecerla, como por ejemplo aquellas personas que presenten otras enfermedades autoinmunes como la tiroiditis o la diabetes mellitus, luego los familiares de primer grado de una persona celíaca, y luego hay enfermedades en las que suele ser más habitual, como el síndrome de Down", añade el especialista.

   Según indica, es frecuente que pueda haber personas con pocos síntomas, por ejemplo sólo con la anemia o una osteoporosis, y entonces excepto que el pediatra o el médico de familia lo tengan en cuenta, la enfermedad podrá pasar desapercibida.

UNA ENFERMEDAD INFRADIAGNOSTICADA

   A su vez, sostiene que la enfermedad puede detectarse a través de un análisis de sangre, con una efectividad de casi el 95%, además de evaluando la distinta sintomatología del paciente. Según asegura el doctor Fernández, puede aparecer en cualquier momento de la vida, pero es más frecuente en la infancia que en la edad adulta. "Se sabe que la enfermedad está infradiagnosticada. Para saber si un niño la tiene hay que introducirle el gluten en la dieta", precisa.

   Desde la Sociedad Española de la Enfermedad Celíaca subrayan que a día de hoy el único tratamiento existente consiste en el seguimiento de una dieta estricta sin gluten para toda la vida, que conlleva la recuperación y normalización tanto clínica como funcional, incluida la reparación histológica de la lesión del intestino. Sin embargo, dice que el seguimiento de la dieta sin gluten puede resultar difícil, debido a su amplio uso como aditivo y a la importancia cultural de los cereales en nuestra dieta.

   Sobre la dieta de un celíaco, Fernando Fernández sostiene que estas personas no pueden tomar gluten, ni ningún tipo de cereal. "La dieta a veces puede parecer difícil de hacer pero hoy en día las asociaciones de pacientes aportan una gran cantidad de información. Además, existen grandes superficies comerciales que tienen etiquetados sus alimentos con gluten o sin gluten", agrega el experto.

   A su vez, subraya que hay que tener muy claro los alimentos que no contienen gluten y advierte de aquellos casos en los que se permiten transgresiones de la dieta, que pueden volver a perjudicar la lesión intestinal. Por ello, aconseja comer en sitios fuera de casa que cuenten con el certificado de la asociación de celíacos y, de estar en casa, intentar no contaminar.

   "Un paciente celiaco que hace una dieta estricta de por vida no le tiene que pasar nada más, tiene la misma calidad de vida y la misma supervivencia que una persona que no sea celiaca. En cambio, una persona que haga con frecuencia transgresiones tiene mayor riesgo de que persista la inflamación crónica del intestino y favorecerá tumores intestinales o incluso el linfoma, además de presentar un mayor riesgo de tener osteoporosis, anemia, abortos de repetición en mujeres de edad fértil, y también más riesgo de tener enfermedades autoinmunes", advierte el presidente de la Sociedad Española de la Enfermedad Celíaca.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.