SI EL CONSUMO ES MODERADO, EL RIESGO ES MÁS BAJO

El riesgo de infarto o ictus aumenta una semana después de una borrachera

Alcohol
PIXABAY
Publicado 03/03/2016 14:19:58CET

   NUEVA YORK, 3 Mar. (Reuters/EP) -

   Investigadores de la Escuela de Salud Pública Harvard T.H. Chan de Boston, Estados Unidos, aseguran que las borracheras o el consumo de alcohol en forma de atracón, de más de seis copas en una noche, puede aumentar el riesgo de infarto de miocardio o ictus durante la semana siguiente.

   No obstante, los resultados de una revisión de estudios que publica la revista 'Circulation' muestran como el riesgo de ambas patologías con un consumo más moderado, de entre dos y cuatro consumiciones al día, puede ser menor entre quienes son bebedores habituales, si se compara con quienes no beben nada.

   "El impacto del alcohol en el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares depende de la cantidad y la frecuencia con la que se bebe", ha destacado Elizabeth Mostofsky, principal autora del estudio.

   Aunque investigaciones previas han relacionado el consumo moderado de alcohol a un menor riesgo de infartos a largo plazo, este análisis buscaba ver lo que ocurre en los primeros días después de su consumo y ver cómo la cantidad ingerida podía influir en el riesgo de infarto de miocardio o ictus.

   Para ello, analizaron 23 estudios publicados entre 1987 y 2015 que, en total, incluían a 29.457 participantes. En el análisis se registraron un total de 17.966 infartos de miocardio y 2.599 accidentes cerebrovasculares isquémicos o ictus, causado por una obstrucción en los vasos sanguíneos que llevan sangre al cerebro.

   Cuando la gente había bebido de dos a cuatro copas de alcohol, a las 24 horas siguientes el riesgo de sufrir una de estas dolencias era un 30 por ciento más bajo que quienes no bebían alcohol.

   Estos bebedores moderados también tenían un riesgo un 19 por ciento menor de accidentes cerebrovasculares isquémicos una semana después, en comparación con quienes eran abstémios.

AL DÍA SIGUIENTE EL RIESGO YA ES MAYOR

   En cambio, el consumo desmedido en forma de atracón, con entre seis y nueve copas en una noche, se asociaba a un riesgo un 30 por ciento mayor de ambos eventos cardiovasculares al día siguiente de la ingesta y una semana después.

   Inmediatamente después del consumo de alcohol, el cuerpo tiene buenas y malas respuestas fisiológicas, reconocen los investigadores, ya que una bebida puede aumentar la frecuencia cardiaca y causar problemas electromecánicos en la función del corazón entre una y tres horas después.

   Pero entre 12 a 24 horas después, el consumo moderado de un par de consumiciones puede asociarse a un mejor flujo sanguíneo y otros cambios beneficiosos para el sistema cardiovascular, según señalan los autores. Además, el consumo moderado y habitual de alcohol también se asocia con mejoras en otros factores de riesgo cardiovasculares como los niveles de colesterol, la frecuencia cardiaca y o la capacidad de procesar azúcar en la sangre.

   El consumo excesivo de alcohol, sin embargo, está ligado a un elevado riesgo de hipertensión, diabetes, enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares e incluso la muerte en caso de infarto, han explicado los investigadores.

   Los autores reconocen que entre las limitaciones del análisis está la falta de datos sobre la regularidad de episodios de consumo excesivo de alcohol o la posibilidad de que hubiera algunas patologías subyacentes en los participantes de algunos de los estudios utilizados que pudieran influir en esta asociación. Asimismo, tampoco se diferenciaba entre vino o cerveza.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter