Contador

14 de noviembre: Día Mundial de la Diabetes

Retinopatía diabética: 10 preguntas y respuestas

Ojo, vista, visión
DAVID SOTELO/FLICKR
Publicado 13/11/2016 8:15:31CET

   MADRID, 13 Nov. (EDIZIONES) -

   La retinopatía diabética es una de las complicaciones más graves de la diabetes ya que puede ocasionar un deterioro severo de la visión e, incluso, ceguera.

   Por ello, y con motivo de la celebración, este lunes, del Día Mundial de la Diabetes, que lleva por lema 'Ojo con la Diabetes', el oftalmólogo especialista en Retina del servicio de Oftalmología del Hospital Universitario de la Candelaria (Tenerife), Rodrigo Abreu González, ha respondido a 10 de las preguntas más frecuentes:

   1. ¿A cuántas personas afecta?

   Se estima que un 8,3 por ciento de los adultos tienen diabetes, de los cuales un 35 por ciento tienen retinopatía diabética y un 7 por ciento edema macular diabético. En España se calcula que un 13,8 por ciento de la población está afectada de diabetes, desconociendo esta situación aproximadamente la mitad de los mismos.

2. ¿Tiene duración la duración de la diabetes con la retinopatía y el edema macular diabético?

   A los 20 años de inicio de diabetes, prácticamente el cien por cien de los diabéticos tipo I padecen algún grado de retinopatía diabética, llegando al 60 por ciento en los que sufren diabetes tipo II. Asimismo, la prevalencia de edema macular diabético difiere según sea el tipo de diabetes y de tratamiento. En concreto, el 11,5 por ciento de los diabéticos tipo I tiene EMD, al igual que el 9,1 por ciento de los pacientes con diabetes tipo II tratados con insulina y el 4,1 por ciento de los que sufren el tipo I pero no están tratados con insulina.

   3. ¿Cuáles son los factores de riesgo para la aparición del edema macular diabético?

   Los principales factores son la presión arterial sistólica elevada, el colesterol total en suero elevado y los niveles altos de hemoglobina glicosilada.

4. ¿Cómo afecta a la visión la retinopatía diabética y el edema macular?

   La retinopatía diabética produce, inicialmente, una alteración de la permeabilidad vascular de los vasos sanguíneos de la retina, lo que produce la salida de componentes del plasma sanguíneo hacia la retina. Asimismo, el líquido de dentro de la parte central de la retina es lo que produce el edema macular diabético, el cual es la principal causa de pérdida de visión en pacientes diabéticos.

   5. ¿Cuáles son los síntomas iniciales?

   Inicialmente puede no notarse nada, pero los síntomas más frecuentes son la disminución de la agudeza visual y la presencia de manchas que limitan la visión.

DETECTAR ANTES PARA TRATAR MEJOR

   6. ¿Cuándo se realiza la detección de la retinopatía diabética y el edema macular diabético?

   Ambas complicaciones pueden pasar inadvertidas en estadios iniciales de la enfermedad, por lo que la detección precoz es fundamental para obtener mejores resultados visuales. Ahora bien, el cribado se debe comenzar, en la diabetes tipo I, a los cinco años del diagnóstico de la diabetes o en mayores de 10 años, mientras que en la de tipo II se debe realizar en el momento del diagnóstico o lo "más próximo" al mismo.

   Se debe realizar el cribado cada año en diabetes tipo I y cada dos en pacientes tipo II sin signos de retinopatía diabética y en el caso de que el control metabólico sea bueno y la enfermedad sea de corta evolución. "También se debería hacer cada año en aquellos pacientes con diabetes tipo II, sin signos de retinopatía, pero que tienen un mal control metabólico o más de diez años de evolución", ha apostillado el experto.

   7. ¿Cómo se realiza la detección?

   Aunque existen programas de cribado de retinopatía diabético basados en fotografías del fondo del ojo en los centros de Atención Primaria, la detección y seguimiento ideal es la exploración oftalmológica completa con el estudio del fondo de ojo bajo dilatación pupilar. En ella se realiza la toma de agudeza visual, se mide al presión intraocular y se hace una exploración detallada del segmento anterior y posterior del ojo.

   8. ¿Cuáles son las pruebas complementarias necesarias para el diagnóstico y seguimiento?

   "Ninguna prueba complementaria sustituye la exploración ocular completa realizada por un oftalmólogo", si bien, una de las más habituales es la retinografía, que consiste en la toma de una fotografía del fondo del ojo y que permite documentar la evolución de la retinopatía diabética y el edema macular diabético.

   Del mismo modo, la angiografía fluoresceínica, que consiste en una fotografía del fondo del ojo realizada tras la administración de un contraste endovenoso, no se usa para el diagnóstico, sino para casos avanzados o si se precisa la realización de una terapia como el láser.

   Respecto a la tomografía coherencia óptica, el experto ha informado de que se ha convertido en la prueba "fundamental" para el correcto seguimiento de los pacientes con edema macular, siendo "obligatoria" en el caso de que se esté recibiendo tratamiento para el mismo. "Se realiza en unos segundos, no tiene efectos secundarios y se puede hacer tantas veces como sea necesario", ha explicado el doctor González.

PRINCIPALES TRATAMIENTOS

9. ¿Cuál es el tratamiento?

   La terapia principal consiste en el control de la diabetes, sea por parte del médico de Atención Primaria como del endocrinólogo. Ahora bien, desde un punto de vista ocular, los tratamientos disponibles son:

   - Inyecciones intravítreas de fármacos anti-vegf: se realizan con la instilación de gotas anestésicas y en unos segundos. Se pueden hacer las que se precisen, pero entre una y otra debe pasar, al menos, un mes. Están indicadas cuando existe edema macular diabético y son la terapia que ha demostrado mejores resultados a la hora de mantener y mejorar la visión.

   - Inyección corticoides intravítreos: se inyecta un dispositivo intraocular que libera corticoides de forma progresiva y cuyo efecto dura unos cuatro o cinco meses, si bien a veces hay que inyectar en varias ocasiones a lo largo de la evolución de la enfermedad.

   - Fotocoagulación láser de la retina: al ser un tratamiento destructivo cada vez se usa menos. No obstante, se sigue usando en los casos de retinopatía diabética proliferativa y algún tipo específico de edema macular.

   - Cirugía vitreorretiniana: sólo está indicada en casos muy avanzados de retinopatía diabética proliferativa y edemas maculares diabéticos con componente traccional.

   10. ¿Si tengo retinopatía diabética o edema macular diabético me voy a quedar ciego?

   Actualmente, los tratamientos disponibles nos permiten asegurar que una persona con un control aceptable de su diabetes, cuya retinopatía diabética o edema macular diabético ha sido detectada precozmente y a la que se le realizan los controles y tratamientos oportunos, "no se va a quedar ciego".

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter