Restauran la función de las extremidades en ratones con esclerosis múltiple

Ratón laboratorio
GETTY
Publicado 28/03/2017 8:36:38CET

   MADRID, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Científicos del Centro Médico del Hospital Infantil de Cincinnati, en Estados Unidos, han conseguido volver a aislar parcialmente nervios devastados en modelos de ratón de esclerosis múltiple (EM) y restaurar la movilidad de miembros tratando a los animales con un pequeño ARN no codificante llamado microARN.

   En un estudio publicado este lunes en 'Developmental Cell', los autores informan que el tratamiento con el microARN llamado miR-219 reinició la producción de una sustancia llamada mielina en los nervios del sistema nervioso central. La mielina forma una vaina protectora alrededor de los nervios, permitiéndoles transmitir eficientemente impulsos eléctricos que estimulan el movimiento.

   Los científicos administraron miR-219 en las columnas espinales y el líquido cefalorraquídeo de los ratones con recubrimientos nerviosos dañados por una sustancia química llamada lisolecitina o por encefalomielitis autoinmune inducida en los animales, que se usa para modelar la EM. El tratamiento con miR-219 revitalizó la función de las células dañadas llamadas oligodendrocitos que producen mielina, lo que permitió a la sustancia reformar y volver a aislar los nervios.

   "Mostramos que miR-219 se dirige a múltiples procesos que inhiben la formación de mielina después de una lesión nerviosa por el proceso de la enfermedad y que el tratamiento con este microARN restaura parcialmente la mielinización y la función de los miembros", dice el doctor Richard Lu, del Centro de Tumores Cerebrales en el Hospital de Niños de Cincinnati. "Es concebible que el aumento del tratamiento de miR-219 con otros bloqueadores de resurgimiento de la mielina pueda proporcionar una estrategia de tratamiento multifocal para las personas con enfermedades desmielinizantes como la EM", añade.

Los investigadores enfatizan que debido a que su estudio se realizó en modelos de laboratorio de ratón de la enfermedad, sus datos no pueden aplicarse en esta etapa al tratamiento clínico en seres humanos. El laboratorio de Lu estudia cómo se forman ciertos subtipos de células gliales del sistema nervioso central y periférico, participan en la regeneración y pueden transformarse en células cancerosas.

SILENCIADORES MOLECULARES

   Los microARN son segmentos cortos de ARN codificados en los cromosomas de las células y regulan la expresión génica en las células actuando como silenciadores moleculares, bloqueando esencialmente la expresión génica en ciertas situaciones. Varios trabajos de investigación previos han señalado la ausencia de miR-219 en los nervios y tejidos dañados con ciertas enfermedades neurodegenerativas como la esclerosis múltiple.

   Lu y sus colegas probaron la presencia y los efectos de miR-219 en modelos de ratón manipulados genéticamente de esclerosis múltiple con daño de revestimiento nervioso químicamente inducido por lisolecitina y encefalomielitis autoinmune. También eliminaron miR-219 en ratones para probar el impacto que esto tendría en las células oligodendrocitos formadoras de mielina.

   La ausencia de miR-219 permitió una oleada de actividad de varios inhibidores de la re-mielinización del nervio, incluyendo una proteína llamada Lingo1. Otros ensayos revelaron que miR-219 es una parte esencial de una red que ataca y bloquea moléculas que inhiben la capacidad de oligodendrocitos de formar mielina.

   Esto llevó a los investigadores a probar el tratamiento con miR-219 en sus modelos animales. Para ello utilizaron un imitador de miR-219 --esencialmente una versión sintetizada del microRNA-- y observaron que después de administrarlo a sus modelos de ratón, mejoró la función de las extremidades y la regeneración de la capa de mielina en los nervios.

   Ahora, Lu y sus colegas están tratando de desarrollar imitaciones adicionales de miR-219 y formulaciones terapéuticamente eficaces del microARN para facilitar su administración, particularmente en el tejido cerebral. Los investigadores también continúan probando la potencial eficacia del tratamiento miR-219 en diferentes modelos de enfermedad neurodegenerativa.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter