Contador

La relación entre el cáncer de mama y la obesidad, influenciada por el tipo de obesidad

Gordo
PIXABAY
Publicado 25/09/2017 7:12:33CET

MADRID, 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

Las mujeres obesas con vientre grande pueden estar en más riesgo de desarrollar un subtipo diferente de cáncer de mama en comparación aquellas con acumulación de grasa generalizada, según un nuevo estudio publicado en 'The Oncologist'. Esto sugiere que el vínculo entre el cáncer de mama y la obesidad puede ser más complejo de lo que se pensaba anteriormente.

Esta investigación sobre mujeres del norte y el este de China encontró que las mujeres que acumulaban grasa alrededor de sus órganos internos (viscerales), medida por la grasa del vientre, estaban predispuestas a desarrollar un subtipo diferente de cáncer de mama que las que acumulaban grasa más ampliamente alrededor de sus muslos y nalgas (subcutánea). El equipo también detectó que ser obesa antes de la menopausia elevó el riesgo de cáncer de mama en estas mujeres, lo que confirma una diferencia conocida entre las mujeres asiáticas, negras y blancas.

El cáncer de mama es el más común entre las mujeres en China y la quinta causa principal de muertes relacionadas con el cáncer. La obesidad es un factor de riesgo bien conocido, que puede mitigarse en parte por los cambios en el estilo de vida y el uso de fármacos como el tamoxifeno en las mujeres de alto riesgo. Sin embargo, el uso de medicamentos a largo plazo tiene efectos secundarios, y el tamoxifeno sólo funciona para las mujeres cuyas células de cáncer de mama poseen receptores para la hormona estrógeno en su superficie (ER+).

"Se creía que la obesidad estaba más fuertemente relacionada con el ER+ que con el cáncer de mama ER", señala el autor, Zhigang Yu, del 'Second Hospital of Shandong University', en China. Al ver estudios previos, Yu y sus colegas sospecharon que el riesgo de las mujeres de desarrollar cáncer de mama ER+ o ER- variaba con la distribución de la grasa en todo el cuerpo.

UN TIPO DE CÁNCER EN FUNCIÓN DE LA GRASA VISCERAL O SUBCUTÁNEA

Para probar esta teoría, los autores reclutaron a 1.316 mujeres chinas Han de 25 a 70 años de edad de 21 hospitales en el norte y el este de China que fueron recientemente diagnosticadas con cáncer de mama. Les tomaron medidas corporales y recogieron datos sobre su historia reproductiva y médica, incluyendo si habían sido diagnosticadas con cáncer de mama ER+ o ER-. Se comparó a estas mujeres con un grupo control de pacientes sanas que asistieron a los hospitales para un examen físico.

Yu y sus colegas encontraron que las mujeres con un alto índice de masa corporal (IMC), que proporciona una medida de la grasa subcutánea, tenían más probabilidades de tener cáncer de mama ER+, especialmente si eran premenopáusicas. Por el contrario, las mujeres con una alta relación cintura-cadera (WHR, por sus siglas en inglés), lo que supone una medida de grasa visceral, eran más propensas a tener cáncer de mama ER- especialmente si habían pasado la menopausia. Este mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama ER- para las mujeres con un alto WHR se mantuvo, incluso sin tener un alto índice de masa corporal.

"Una posible razón es que la grasa subcutánea está involucrada en la producción de estrógenos, lo que puede promover ER+ cáncer de mama --subraya Yu--. La grasa visceral está más estrechamente relacionada con la resistencia a la insulina y es más probable que promueva el cáncer de mama ER".

No se encontró que un mayor IMC proteja a las mujeres chinas del cáncer de mama antes de la menopausia, en contraste con los hallazgos de estudios realizados en mujeres blancas y negras. "Creo que hay dos razones para esto --dice Yu--. En primer lugar, en comparación con las mujeres occidentales, las mujeres asiáticas premenopáusicas, incluyendo las mujeres chinas, tienden a estar delgadas, y la masa grasa puede tener más efectos. En segundo lugar, las mujeres asiáticas son más propensas a convertirse en obesas mediante la acumulación de grasa visceral; ésta es la diferencia con los países occidentales, donde las mujeres son más propensas a acumular grasa subcutánea".

Sobre la base de sus hallazgos, Yu y sus colegas aconsejan a los médicos evaluar el riesgo de cáncer de mama ER+ en mujeres obesas antes de prescribir tamoxifeno. "Teniendo en cuenta que el tamoxifeno no puede prevenir el cáncer de mama ER-, las mujeres con altos valores de WHR pueden no beneficiarse --dice Yu--. Y, lo que es más interesante, son los diferentes patrones de distribución de grasa, grasa visceral y grasa subcutánea, los que pueden contribuir a los distintos efectos del tipo de obesidad, y esta especulación proporciona una perspectiva novedosa para el estudio adicional de la interacción entre obesidad y cáncer de mama".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter