Contador

Los probióticos mejoran la cognición en pacientes con Alzheimer

Probióticos
GETTY
Publicado 11/11/2016 7:25:45CET

MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

Científicos han demostrado que los probióticos -bacterias vivas beneficiosas tomadas en forma suplementos dietéticos-- pueden mejorar la función cognitiva en los seres humanos.

En un ensayo clínico, investigadores muestran que una dosis diaria de probióticos con bacterias 'Lactobacillus' y 'Bifidobacterium' tomados durante un periodo de sólo 12 semanas es suficiente para una moderada pero significativa mejora en la puntuación de los pacientes ancianos con Alzheimer en 'Mini-Mental State Examination' (MMSE), una medida estándar de deterioro cognitivo.

Se sabe que los probióticos proporcionan protección parcial contra ciertas diarreas infecciosas, síndrome del intestino irritable, enfermedad inflamatoria intestinal, eccema, alergias, resfriados, caries dental y enfermedad periodontal. Pero los científicos han planteado la hipótesis de que los probióticos también podrían elevar la cognición, ya que hay una comunicación continua bidireccional entre la microflora intestinal, el tracto gastrointestinal y el cerebro a través del sistema nervioso, el sistema inmunológico y las hormonas (a lo largo del llamado 'eje microbiota-intestino-cerebro').

En los ratones, los probióticos han demostrado mejorar el aprendizaje y la memoria y reducir la ansiedad y la depresión y síntomas similares a los del trastorno obsesivo-convulsivo (TOC). Pero antes de este estudio la evidencia existente sobre cualquier beneficio cognitivo en los seres humanos era muy limitada.

Ahora, expertos de la Universidad de Ciencias Médicas de Kashan, Kashan, y la Universidad Islámica Azad, Teherán, Irán, presentan los resultados de un ensayo clínico aleatorizado, doble ciego y controlado en un total de 52 mujeres y hombres con Alzheimer entre 60 y 95 años de edad. La mitad de los participantes recibieron diariamente 200 ml de leche enriquecida con cuatro bacterias probióticas 'Lactobacillus acidophilus', 'L. Casei', 'L. Fermentum' y 'Bifidobacterium bifidum' (aproximadamente 400.000 millones de bacterias por especie), mientras que la otra mitad recibió leche no tratada.

Al comienzo y al final del periodo experimental de 12 semanas, los investigadores tomaron muestras de sangre para realizar análisis bioquímicos y evaluaron la función cognitiva de los sujetos con el cuestionario MMSE, que incluye tareas como decir la fecha actual, contar hacia atrás desde cien de siete en siete, nombrar objetos, repetir una frase y copiar una imagen.

GRACIAS A CAMBIOS EN LOS AJUSTES METABÓLICOS

Durante el curso del estudio, la puntuación promedio en el cuestionario MMSE aumentó significativamente (de 8,7 a 10,6) en el grupo que recibió probióticos, pero no en el grupo control (de 8,5 a 8). A pesar de que este aumento es moderado y todos los pacientes permanecieron severamente deteriorados cognitivamente, estos resultados son importantes porque son los primeros en demostrar que los probióticos pueden mejorar la cognición humana.

No obstante, los científicos de este trabajo, que se revela en un artículo publicado en la revista ' Frontiers in Aging Neuroscience', consideran que hace falta más investigación, en más pacientes y a lo largo de escalas de tiempo más largas, para probar si los efectos beneficiosos de los probióticos se hacen más fuertes después de un tratamiento más largo.

"En un estudio anterior, se demostró que el tratamiento probiótico mejora el aprendizaje espacial deteriorado y la memoria en ratas diabéticas, pero ésta es la primera vez que la suplementación probiótica se muestra beneficiosa para la cognición en humanos cognitivamente alterados", resalta el autor principal, el profesor Mahmoud Salami, de la Universidad de Kashan.

El tratamiento con probióticos también dio lugar a niveles más bajos de triglicéridos, lipoproteína de muy baja densidad (VLDL), proteína C reactiva de alta sensibilidad (hs-CRP) en la sangre de los pacientes con Alzheimer y también una reducción de dos medidas comunes de la resistencia a la insulina y la actividad de las células productoras de insulina en el páncreas.

"Estos hallazgos indican que el cambio en los ajustes metabólicos podría ser un mecanismo por el cual los probióticos afectan al Alzheimer y, posiblemente, otros trastornos neurológicos --argumenta Salami--. Planeamos examinar estos mecanismos con mayor detalle en nuestro próximo estudio".

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter