Conexión mente y cuerpo

Principios básicos para empezar a meditar

 Meditar
Foto: GETTY//PURESTOCK
Actualizado 09/09/2015 13:36:24 CET

   MADRID, 8 Sep. (INFOSALUS) -

   La meditación es una práctica cada vez más empleada para conseguir una saludable conexión mente y cuerpo y el ansiado equilibrio emocional. Suele emplearse como complemento para tratar la ansiedad, el dolor, la depresión, el estrés o el insomnio aunque sus beneficios físicos continúan siendo investigados en el ámbito científico.

   Según explican en el sitio web del Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa (NCCAM, según sus siglas en inglés) existen muchos tipos de meditación y la mayoría de ellos se originaron dentro de religiones y tradiciones espirituales ancestrales.

   El término meditación se refiere a un grupo de técnicas como meditación mantra, respuesta de relajación, meditación de conciencia plena y meditación zen budista, añaden en la información introductoria que se reproduce en la web del centro estadounidense.

   Algunas formas de meditación ayudan a prestar atención a pensamientos, sentimientos y sensaciones y a observarlos sin ningún tipo de prejuicio. Se cree que estas prácticas proporcionan un estado de mayor calma y relajación física y equilibrio psicológico.

   CÓMO EMPEZAR A MEDITAR

   Así, la práctica de la meditación puede cambiar la forma en la que una persona se relaciona con el flujo de emociones y pensamientos. Según señalan los expertos del CNACM, la mayoría de tipos de meditación tienen cuatro elementos en común:

   1. Un lugar tranquilo: la meditación suele practicarse en un lugar tranquilo en el que se produzcan pocas distracciones. Algo que es de particular ayuda para los que se inician.

   2. Una postura confortable específica: según el tipo de práctica, la meditación puede realizarse sentado, tumbado, de pie, caminando o en otras posiciones.

   3. Un centro de atención: centrar la atención es por lo general una parte de la meditación. Por ejemplo, la meditación podría centrarse en un mantra (una palabra o grupo de palabras elegido), un objeto o las sensaciones de la respiración. Algunas formas de meditación implican prestar atención a cualquier aspecto dominante de la conciencia.

   4. Una actitud abierta: mantener una actitud abierta durante la meditación significa dejar a las distracciones que vengan y vayan de forma natural sin juzgarlas. Cuando la atención se distrae o deambula entre pensamientos, éstos no se suprimen sino que quien medita con calma vuelve de nuevo a su centro de atención. En algunos tipos de meditación, el individuo aprende a 'observar' los pensamientos y emociones mientras medita.

EJEMPLOS DE PRÁCTICAS DE MEDITACIÓN

   La meditación de conciencia plena y la meditación trascendental son dos formas comunes de meditación. Existen en la actualidad proyectos de investigación del Centro Nacional de Medicinas Complementaria y Alternativas sobre ambos tipos de meditación.

   La meditación de conciencia plena es un componente esencial del budismo. En su forma más común, el meditador aprende a traer su atención hacia la sensación del flujo de respiración que entra y sale del cuerpo. Aprende a centrar su atención en lo que está experimentando, sin reaccionar o juzgarlo. Esto supone una ayuda para que quien medite aprenda de los pensamientos y emociones experimentados en la vida cotidiana con un mayor equilibrio y aceptación.

   La técnica de meditación trascendental se deriva de la tradición hindú. Se utiliza un mantra (una palabra, sonido o frase que se repite de forma queda) para evitar que pensamientos capaces de distraernos entren en la mente. El objetivo es conseguir un estado de conciencia relajado.

Cómo empezar a meditar

BENEFICIOS FISIOLÓGICOS DE LA MEDITACIÓN

   Desde el sitio web del CNCAM se apunta que algunos tipos de meditación podrían funcionar al afectar al sistema nervioso autónomo (involuntario), un sistema que regula muchos órganos y músculos a través de funciones como el latido cardiaco, la sudoración, la respiración y la digestión.

   El sistema nervioso autónomo tiene además dos partes importantes:

   * El sistema nervioso simpático: que ayuda a movilizar el cuerpo para la acción. Cuando una persona está bajo estrés, produce la respuesta 'lucha o huida': la tasa cardiaca y la tasa respiratoria se elevan y los vasos sanguíneos se constriñen (restricción del flujo sanguíneo).

   * El sistema nervioso parasimpático: hace que la tasa cardiaca y la tasa respiratoria se ralenticen, los vasos sanguíneos se dilaten (mejora el flujo sanguíneo) y que el flujo de los jugos digestivos aumente.

   Se cree que algunos tipos de meditación podrían reducir la actividad del sistema nervioso simpático y aumentar la actividad del sistema nervioso parasimpático.

   En la actualidad se estudian los cambios en el funcionamiento cerebral que podrían estar asociados con la práctica de la meditación. Algunos investigadores creen que la meditación podría mejorar la capacidad de la mente para prestar atención y dado la implicación de esta en las tareas cotidianas y en el estado de ánimo, la meditación podría conducir a otros beneficios.

   Aunque una reciente revisión de estudios de la literatura científica realizada por el Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa descubrió evidencias que sugieren que la meditación se asocia con posibles efectos beneficiosos para la salud, las conclusiones no resultaron claras y se sigue investigando en busca de conclusiones más firmes.

SI SE INICIA EN LA MEDITACIÓN

   En términos generales la meditación se considera segura para las personas sanas y la existencia de informes negativos es muy rara aunque quienes sufran algún tipo de trastorno físico o mental deberían informar a sus médicos antes de comenzar.

   Los especialistas del NCCAM señalan que si va a iniciarse en la práctica de alguna técnica de meditación debería tener en cuenta los siguientes aspectos:

   * No utilice la meditación como reemplazo de los cuidados convencionales o como una razón para posponer ver a un médico en relación a un problema médico.

   * Infórmese sobre el entrenamiento y la experiencia en meditación del instructor que va a seguir.

   * Busque estudios de investigación publicados sobre la meditación y el trastorno de salud en el que está interesado.

   * Comente a sus médicos las prácticas complementarias y alternativas que utiliza. Proporcióneles una visión completa de lo que hace para cuidar su salud.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter