'¿Y tú te lo crees?'

Las personas no son adictas porque quieren, sino porque tienen una mayor vulnerabilidad genética a serlo

Cocaina, droga, mujer
FLIKR//ANDRONICUSMAX
Publicado 07/03/2017 14:36:08CET

   MADRID, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Las personas que consumen drogas no se vuelven adictas porque quieran, sino porque tienen una mayor vulnerabilidad genética a serlo, tal y como ha asegurado este martes el presidente de la Fundación Patología Dual, Néstor Szerman.

   Precisamente, este es uno de los principales mitos que existen en torno a las drogas y que ha sido desterrado por el doctor con motivo de la campaña '¿Y tú te lo crees'?, organizada por la fundación, con la colaboración de la Confederación Salud Mental España y la Plataforma Madrileña de Entidades para la Asistencia a la Persona Adicta y su Familia (Fermad) y la financiación del Plan Nacional sobre Drogas.

   "Nadie elige tener una adicción. De hecho, se ha demostrado que una de cada diez personas expuestas a sustancias con capacidad adictiva van a desarrollar una adicción por la vulnerabilidad genética o familiar que tenga", ha insistido el experto, para negar también el mito de que la adicción es un vicio.

   En concreto, una persona dependiente de las drogas tiene una enfermedad con base en el cerebro, pero no en su conducta, por lo que el consumo no se debe ni al vicio, ni al placer, ni a su falta de voluntad, sino a la vulnerabilidad cerebral que padece y que, además, se suele manifestar con síntomas como ansiedad, depresión o hiperactividad.

   Del mismo modo, en la campaña se avisa de que una persona adicta no tiene porqué ser peligrosa, puesto que son los rasgos de personalidad antisocial, psicopáticos o los trastornos mentales los que propician las conductas agresivas. No obstante, se reconoce que, en ocasiones, bajo los efectos de las sustancias, se puede distorsionar la realidad y provocar conductas peligrosas, si bien se insiste en que "el peligro está sobre todo en las personas que las sufren y no para los demás".

   En este sentido, la presidenta de Fermad, Isabel Hidalgo, ha destacado la necesidad de derribar los mitos tanto de las drogas como de las enfermedades mentales porque, sólo así, se podrán "derribar" las dificultades a las que se enfrentan los pacientes y sus familias para afrontar los problemas.

BARRERAS PARA LAS PERSONAS CON PATOLOGÍA DUAL

   Y es que, tal y como ha alertado el presidente de la Confederación Salud Mental España, Nel González, tener una adicción impide que haya un abordaje sanitario adecuado, ya que son muchos los que acuden a los servicios de salud mental y son derivados a los que de atención a las drogas, perdiendo así la posibilidad de recuperarse de su enfermedad.

   "Las personas con trastorno mental han vivido mucho tiempo apartadas y excluidas, y cuando consumen drogas el riesgo de exclusión social crece exponencialmente. No se trata de pensar en si consumir drogas está bien o mal, sino en que estamos ante un problema de salud y que estas personas, a las que se considera que tienen una patología dual, tienen el derecho a acceder a una asistencia integral y continuada. Se encuentran en territorio de nadie", ha recalcado.

   Por ello, y para facilitar la recuperación de esos pacientes, González ha subrayado la importancia de favorecer la adhesión al tratamiento integral, el acompañamiento de la persona durante todo el proceso de recuperación, concienciar de que son procesos a medio y largo plazo y de que las recaídas no son fracasos, y establecer objetivos a corto y medio plazo para evitar la frustración.

   "A la gente joven que está en la calle y que está intentando salir de una adicción hay que darles una oportunidad, como a mí me la han dado", ha apostillado Eduardo Matute, paciente con patología dual, y que ha reconocido que las drogas le desencadenaron una enfermedad mental y que se drogaba para sentirse bien, aunque cuando lo hacía se encontraba peor.

   Finalmente, durante la campaña se destierran otros mitos como, por ejemplo, que fumar cannabis sea más sano que el tabaco, que la timidez se venza con el alcohol, que dejar de fumar genera ansiedad, que la adicción al juego no es una enfermedad mental, que no existe el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), que si se está mucho tiempo con el móvil se es adicto, o que todas las personas con enfermedad mental fuman.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter