Nuevos objetivos para los tratamientos de enfermedades pulmonares

EPOC
FLICKR//PICASA - Archivo
Publicado 21/03/2018 7:29:31CET

   MADRID, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Cada año, aproximadamente 12 millones de adultos en Estados Unidos son diagnosticados con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), y 120.000 mueren por ello. Para las personas con EPOC, 'Haemophilus influenzae', una bacteria, puede ser particularmente peligroso. El microbio puede residir en sus pulmones y causar estragos en órganos ya debilitados. Identificar las variaciones genéticas de este microbio es vital para tratar a estos pacientes de manera efectiva.

   Ahora, un investigador de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland (UMSOM, por sus siglas en inglés) se asoció con investigadores de la Universidad de Buffalo y la Universidad de Yale, en Estados Unidos, para comprender mejor cómo la bacteria se adapta rápidamente, lo que puede abrir nuevas vías para el tratamiento de pacientes con EPOC. Los nuevos hallazgos, que se basaron en el análisis genómico, también pueden ser útiles para las personas que tienen otras patologías, como infecciones del oído o neumonía, ya que este microbio también puede causar estas enfermedades.

   "La pregunta que nos hicimos fue por qué ciertas cepas de la bacteria son mucho más peligrosas que otras. Descubrimos un patrón genético que ayuda a explicar por qué ciertas cepas son tan virulentas --afirma Hervé Tettelin, profesor asociado de Microbiología e Inmunología en el Instituto de Ciencias del Genoma (IGS, por sus siglas en inglés) en UMSOM--. Esto ofrece pistas clave sobre qué hace que este microbio evolucione en los pulmones de las personas con EPOC, y puede abrir nuevas y emocionantes vías para tratamientos y vacunas para el futuro".

   El doctor Tettelin supervisó la extracción de datos genómicos y colaboró con Timothy Murphy, decano asociado senior de investigación clínica y traslacional y profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buffalo, y Melinda Pettigrew, decana asociada sénior para asuntos académicos y profesora de Epidemiología en la Escuela de Salud Pública de Yale. Salud. Durante más de 20 años, Murphy ha recogido miles de cepas de pacientes con EPOC.

PATRONES DE ACTIVACIÓN GENÉTICA DE LAS BACTERIAS

Algunas cepas de las bacterias son más peligrosas que otras. El nivel de letalidad depende en parte de qué genes se activan y cuáles se desactivan. Ciertos patrones permiten que las bacterias se adapten más eficientemente a los pulmones, permitiéndole causar más daño.

   Con la extracción de datos, los investigadores detectaron ciertos patrones de activación o inactivación genética, según informan en un artículo publicado en 'Proceedings of the National Academy of Sciences'. Con esta información, los científicos dicen que pueden desarrollar nuevos tratamientos y nuevas vacunas. "Ahora tenemos comprendemos mejor cómo ciertas cepas de la bacteria se adaptan a los pulmones", afirma Murphy.

   El equipo estudió aislados genómicos de distintos periodos de tiempo: cómo se ven cuando el paciente adquiere 'Haemophilus' y cómo se ven cuando están a punto de ser eliminados de los pulmones. Los investigadores aprendieron que hay evidencia de adaptación. 'H. Influenzae' usa mecanismos para cambiar su genoma y las proteínas que usa para interactuar con el huésped.

   Curiosamente, gran parte de la variación parece ser aleatoria. En la bacteria, un subconjunto de genes se apaga y se enciende constantemente. Algunas de estas mutaciones son útiles para el microbio, mientras que otras no. Aquellas que funcionan se conservan, mientras que aquellas que fallan no sobreviven. Esencialmente, la bacteria experimenta un estado constante de evolución.

   Estos hallazgos son importantes para los investigadores de vacunas. Este tipo de explotación de datos ayuda a los investigadores a identificar con mayor precisión las mejores candidatas a vacunas, lo que puede conducir a mejores tratamientos para los pacientes con EPOC.