Los monitores de glucosa continuos mejoran su control

Monitor de glucosa continuo
MATT WOOD, UCHICAGO MEDICINE
Actualizado 19/04/2018 9:36:36 CET

   MADRID, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Los monitores continuos de glucosa (MCG, por sus siglas en inglés) ofrecen importantes beneficios diarios a las personas con diabetes tipo 1, que proporcionan mediciones casi en tiempo real de los niveles de azúcar en la sangre, pero pueden ser costosos.

   Un nuevo estudio de investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Chicago, en Estados Unidos, basado en un ensayo clínico de seis meses, descubrió que el uso de un CGM es rentable para pacientes adultos con diabetes tipo 1 en comparación con el uso diario de tiras reactivas.

   Los resultados, que se detallan en un artículo publicado este jueves en 'Diabetes Care', están dentro de los umbrales normalmente utilizados por los planes de seguro para cubrir los dispositivos médicos. Durante el ensayo, los MCG mejoraron el control general de la glucemia para el grupo analizado y redujeron la hipoglucemia o los episodios de bajo nivel de azúcar en la sangre.

   La investigación también simuló los costos y efectos en la salud del uso de MCG a lo largo de la vida esperada de los pacientes. Mostró que los MCG también aumentan la calidad de vida al extender la cantidad de tiempo que los pacientes disfrutan de una salud relativamente buena y sin complicaciones.

   "Si trazas la vida de un paciente, es impresionante. El MCG agrega años de vida y años de vida de calidad", subraya el autor principal del estudio, Elbert Huang, director Asociado del Centro para la Investigación de la Traducción de la Diabetes en la Universidad de Chicago. "Aunque cuesta dinero adicional, los costos ahorrados por un menor riesgo de complicaciones compensan los costos iniciales", agrega.

   Un monitor de glucosa continuo usa un pequeño sensor insertado debajo de la piel para analizar los niveles de azúcar en la sangre cada pocos minutos a lo largo del día y envía esos datos de forma inalámbrica a un monitor. La primera generación de MCG transmitió datos a un dispositivo electrónico autónomo que parece un buscapersonas, pero los modelos más nuevos pueden funcionar con aplicaciones en teléfonos inteligentes y relojes inteligentes.

   Esto proporciona información casi en tiempo real y permite a los diabéticos ajustar su actividad física, la ingesta de alimentos o los niveles de insulina rápidamente, evitando episodios graves de niveles altos o bajos de azúcar en la sangre, es decir, hiperglucemia e hipoglucemia, respectivamente. El estudio fue un ensayo aleatorizado de 158 pacientes con diabetes tipo 1 que dependían de múltiples inyecciones diarias de insulina (no una bomba de insulina). Dos tercios del grupo usaron MCG y el tercio restante usó el método del pinchazo en el dedo con tiras reactivas y un medidor para controlar su nivel de azúcar en la sangre.

DIFERENCIAS DE COSTO POR EL PRECIO INICIAL DEL DISPOSITIVO

   Al final de la prueba de seis meses, el costo total de la atención médica de usar un MCG fue de 11.032 dólares, en comparación con 7.236 dólares de las pruebas manuales. Las diferencias de costos se debieron principalmente al costo inicial del dispositivo MCG, alrededor de 2.500 dólares; pero el grupo de MCG observó reducciones en sus niveles de hemoglobina A1C, una medida común del control del azúcar en la sangre, y experimentó menos episodios de azúcar en la sangre no graves.

   Los investigadores también utilizaron un modelo estadístico para simular los costos y los efectos sobre la salud del uso de MCG durante la vida media esperada de los pacientes. El modelo calculó un valor denominado años de vida ajustados por calidad (QALY, por sus siglas en inglés) para cada paciente, que representa la cantidad de tiempo que viven libres de complicaciones o incidentes médicos graves. En el análisis de por vida, se proyectó que el MCG reducirá el riesgo de complicaciones de la diabetes tipo 1 y aumentará los QALY en 0,54, básicamente agregando seis meses de buena salud.

   El análisis calculó una razón costo-efectividad incremental, que muestra la diferencia en los costos de un tratamiento, en este caso, el MCG frente a tiras de prueba diarias, sobre el beneficio para la salud que aporta, o la calidad de vida de los años. La relación costo-efectividad para el MCG fue de aproximadamente 100.000 dólares por QALY para la población general.

   Esto está muy por debajo del umbral que los planes de seguro y las agencias gubernamentales estadounidenses como Medicare normalmente utilizan para decidir si cubren o no un nuevo tratamiento o dispositivo médico. La relación se calculó en base a la recomendación de usar un sensor MCG durante siete días, pero si ese uso se extendió a 10 días, como hacen muchas personas, esa relación se redujo a aproximadamente 33.000 dólares por QALY.

   "Basado en este análisis, el MCG parece una tecnología muy valiosa, una que no causa daño y mejora la vida de las personas --dice Huang--. Afortunadamente, esto se convertirá en una parte importante del proceso de toma de decisiones para que el MCG esté disponible para más personas". Los avances en la tecnología MCG también continuarán reduciendo los costos, ya que se integra aún más con el software y los dispositivos digitales cotidianos, como los teléfonos inteligentes.

   "Insinúa un futuro del manejo de enfermedades crónicas que es más rentable y les da a los pacientes más control --considera Huang--. Básicamente, todo lo que MCG hace es proporcionar información, pero eso permite a los pacientes cambiar la forma en que comen o medir el tiempo de sus medicamentos. Les permite a los pacientes administrar su propia salud".