La metanfetamina aumenta el riesgo de accidente cerebrovascular en los jóvenes

Cristal de metanfetamina
PSYCHONAUGHT/WIKIMEDIA COMMONS
Publicado 28/08/2017 8:29:33CET

   MADRID, 28 Ago. (EUROPA PRESS) -

   El estimulante metanfetamina, también popularmente conocido como "speed", "hielo" y "meta", está relacionado con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular entre los jóvenes, según revela una revisión de la evidencia disponible, publicada en la edición digital de 'Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry'.

   Los accidentes cerebrovasculares causados por sangrado en el cerebro (hemorrágico) en lugar de un coágulo (isquémico) es el tipo más común asociado con el consumo de esta droga, con los hombres presentando dos veces más probabilidades de sucumbir que las mujeres, muestran los resultados.

   Debido a las consecuencias, a menudo discapacitantes o mortales, de un accidente cerebrovascular y el creciente uso de metanfetamina entre los jóvenes, en particular en los países del Pacífico (Norteamérica, Asia oriental y suroriental y Oceanía), los resultados resultan preocupantes, señalan los investigadores.

   Los autores de este análisis basan sus hallazgos en una red de investigación exhaustiva sobre el posible vínculo entre el uso de metanfetamina y el riesgo de accidente cerebrovascular asociado en jóvenes (menores de 45 años) y publicada hasta febrero de 2017. Encontraron 77 piezas relevantes de investigación de 370, incluyendo estudios epidemiológicos y series de informes de casos.

   Se informaron de 81 derrames hemorrágicos y 17 isquémicos. Ambos tipos eran alrededor dos veces más comunes en hombres que en mujeres. En los informes/series de casos, ocho de cada diez accidentes cerebrovasculares relacionados con el uso de metanfetamina entre los jóvenes fueron hemorrágicos. Esto es mucho más alto que las tasas de este tipo de accidente cerebrovascular en personas menores de 45 años (40-50 por ciento) o en personas mayores (15-20 por ciento), alertan los investigadores.

SU INHALACIÓN, MÁS VINCULADA AL ICTUS ISQUÉMICO

   La metanfetamina puede ser ingerida, inhalada o inyectada. Los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos se asociaron igualmente con la ingestión de la droga y la inyección, mientras que la inhalación fue el método más común ligado con el accidente cerebrovascular isquémico.

   El accidente cerebrovascular hemorrágico se asoció con anomalías vasculares, como hipertensión arterial y vasculitis (vasos sanguíneos inflamados), en un tercio de los casos. El consumo repetido de metanfetamina puede elevar la presión arterial incluso en aquellos cuya presión arterial es normal al inicio, dicen los investigadores.

   El riesgo de muerte también fue mayor después de un accidente cerebrovascular hemorrágico: una de cada cuatro personas se recuperó completamente, pero un tercero murió. Esto es comparable con la recuperación completa de una de cada cinco personas y la muerte en uno de cada cinco después de un accidente cerebrovascular isquémico.

   "Con el consumo de metanfetamina en aumento, particularmente las formas más potentes, hay una carga creciente de enfermedades relacionadas con la metanfetamina y daños, especialmente entre los jóvenes, la mayoría de los cuales se produce por consumo de metanfetamina", escriben los científicos.

   "De hecho, es probable que el abuso de metanfetaminas esté haciendo una contribución desproporcionada a la mayor incidencia de accidentes cerebrovasculares entre los jóvenes observada en los últimos años", concluyen los autores, del Centro Nacional de Investigación sobre Drogas y Alcohol de la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Australia.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter