Contador

Las mascotas ayudan al proceso de madurez del niño

George con su perro Lupo
MATT PORTEOUS
Actualizado 23/11/2016 16:35:00 CET

MADRID, 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

"Una mascota ayuda en el proceso de madurez del niño, le enseña el valor de adquirir un compromiso", ha afirmado la psicóloga de Blua de Sanitas, María Díaz Aguado, quien ha destacado que, entre los tres y los cuatro años, "es el momento de comenzar a trabajar el concepto de responsabilidad en los niños", ya que es en esta etapa cuando tienen mayor predisposición a adquirir hábitos, emociones y valores.

El tiempo que los niños pasan con la mascota les enriquece ya que, "con una mascota, los niños tienen la oportunidad de relacionarse, jugar, conectar y educar otro ser vivo", ha puntualizado la psicóloga. Además, según Díaz Aguado, tener una mascota ayuda a desarrollar áreas como la empatía y la conciencia ecológica que "generan sentimientos de comprensión y humanización, y ayudan a gestionar las emociones para interaccionar de forma asertiva".

Otra de las ventajas destacadas es el papel facilitador social que estas tienen, que son el puente entre un niño menos abierto socialmente y otros compañeros de juegos potenciales. Además, tener una mascota aporta beneficios en el plano físico ya que, existen mejoras en las habilidades motoras y el hecho de realizar numerosas actividades, además de ejercitar al animal, ayudan a que los niños abandonen las actividades sedentarias y se muevan.

Los beneficios de la relación entre niños y mascotas han sido empleados en el tratamiento de ciertas enfermedades relacionadas con la socialización, "en el caso de niños con dificultades con el contacto físico y falta de empatía, se han demostrado ciertas interacciones del niño ante la reacción de los animales", ha afirmado la jefa del servicio de Psicología del Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela, Marta Campo.

"Parece que a ciertos niños con discapacidad o trastornos del espectro autista les resulta más fácil interactuar con caballos o perros. Además, se ha descubierto que la relación con estos animales mitiga la tristeza o fomenta el juego, la diversión y las risas", ha añadido.

La experta, que pone como ejemplo de mascota a los perros y gatos, recuerda que, a pesar de las múltiples ventajas que tienen los animales sobre los niños, es necesario plantearse la decisión de tener una mascota de forma seria y responsable.

"Una vez decidido que se quiere acoger a un animal, es necesario valorar qué mascota sería la adecuada para nuestros hijos, hay que tener en cuenta qué tipo de cuidados necesitaría y valorar qué beneficios nos puede reportar. Así, si buscamos una mayor socialización, fomentar la actividad física y el compromiso, podríamos estar buscando un animal de compañía como el perro", ha destacado Campo.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter