Más de 45 horas laborales por semana, relacionadas con mayor riesgo de diabetes en mujeres

Camarera trabajando en un bar
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 06/07/2018 7:35:47CET

   MADRID, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Contabilizar 45 o más horas de trabajo en una semana está relacionado con un mayor riesgo de diabetes en las mujeres, según encuentra un estudio observacional publicado en la edición digital de la revista 'BMJ Diabetes Research & Care'. No se halló un riesgo tan elevado entre las mujeres que trabajan entre 30 y 40 horas por semana, según muestran los hallazgos, lo que llevó a los autores a sugerir que seguir ese límite podría ayudar a frenar el riesgo de la enfermedad.

   Las estimaciones globales indican que 439 millones de adultos vivirán con diabetes para 2030, un aumento del 50 por ciento en las cifras de 2010. Solo en 2015, la diabetes costó a la economía mundial 1,31 billones de dólares. Investigaciones anteriores han señalado un vínculo entre las largas horas de trabajo y el aumento del riesgo de diabetes, pero la mayoría de estos estudios se han centrado exclusivamente en los hombres.

   Para tratar de proporcionar una imagen más completa, los científicos rastrearon la salud de 7.065 trabajadores canadienses entre las edades de 35 y 74 años en un periodo de 12 años (2003-15), utilizando datos de encuestas de salud nacionales y registros médicos. Las horas de trabajo semanal de los participantes (remuneradas y no remuneradas) se agruparon en cuatro franjas horarias: 15-34 horas; 35-40 horas; 41-44 horas; y 45 o más horas.

   Además, se tuvieron en cuenta un rango de factores potencialmente influyentes, como edad; sexo; estado civil; paternidad; etnicidad; lugar de nacimiento y de residencia; cualquier afección de salud a largo plazo; estilo de vida; y peso (índice de masa corporal, IMC). Los factores del lugar de trabajo, como el trabajo por turnos, el número de semanas trabajadas en los últimos 12 meses y si el trabajo fue principalmente activo o sedentario, también se incluyeron en el análisis.

   Durante el periodo de monitorización, uno de cada 10 participantes desarrolló diabetes tipo 2, con diagnósticos más comunes entre los hombres, los grupos de mayor edad y los que eran obesos. La duración de la semana laboral no se vinculó con mayor riesgo de la enfermedad entre los hombres. En todo caso, la incidencia de la diabetes tendía a disminuir, cuanto mayor era la semana laboral de un hombre; pero no fue así en el caso de las mujeres.

HASTA UN 60 POR CIENTO MÁS DE RIESGO

   Entre aquellas que trabajaron 45 o más horas a la semana, el riesgo fue significativamente mayor (63 por ciento) que entre aquellas que trabajaron entre 35 y 40 horas. Y el efecto solo se redujo ligeramente cuando se tuvieron en cuenta factores potencialmente influyentes, como el tabaquismo, los niveles de actividad física, el consumo de alcohol y el IMC.

   Este es un estudio observacional, por lo que no se puede establecer ningún efecto causal definitivo. Además, las horas de trabajo se midieron solo en un punto de tiempo, y no fue posible deducir de los registros médicos qué tipo de diabetes tenían los participantes, aunque la diabetes tipo I representa solo uno de cada 20 casos de adultos.

   Tampoco hay una explicación obvia para las diferencias de género que encontraron los investigadores, aunque sugieren que las mujeres podrían trabajar más horas, cuando se tienen en cuenta todas las tareas domésticas y las responsabilidades familiares. Y las largas horas de trabajo pueden provocar una respuesta de estrés crónica en el cuerpo, lo que eleva el riesgo de anomalías hormonales y resistencia a la insulina, sugieren.

   "Considerando el rápido y sustancial aumento de la prevalencia de diabetes en Canadá y en todo el mundo, identificar factores de riesgo modificables como largas horas de trabajo es de gran importancia para mejorar la prevención y orientar la formulación de políticas, ya que podría prevenir numerosos casos de diabetes y enfermedades crónicas relacionadas con la diabetes", concluyen.