Graves consecuencias para su salud

¿Por qué es malo fumar delante de los hijos?

Niño, fumar, padres fumando
Foto: GETTY//KONRAD LANGE
Actualizado 24/03/2015 11:26:40 CET

MADRID, 24 Mar. (INFOSALUS) -

   Cada vez son más las investigaciones que evidencian que la exposición al tabaquismo de los padres tiene un efecto duradero en la salud los niños. Además, se sabe que cuanto más tiempo pasa un niño expuesto al tabaco, más probable es que se interese por los cigarrillos durante su juventud y se convierta en un fumador.

   En datos, según recoge la Organización Mundial de la Salud (OMS), casi la mitad de los niños respiran normalmente aire contaminado por humo de tabaco en lugares públicos; más del 40% de los niños tienen al menos un progenitor que fuma; el humo de tabaco causa más de 600.000 muertes prematuras cada año; y en 2004, el 28% de las defunciones atribuibles al humo de tabaco se dio en niños.

   Ante estos datos, investigadores norteamericanos han evaluado las consecuencias para la salud de los niños expuestos al humo del tabaco. La investigación, que ha sido publicada en la revista 'Circulation', de la Asociación Americana del Corazón, afirma que los niños expuestos al humo del tabaco de los padres puede tener mayor riesgo de desarrollar enfermedad cardiaca en la edad adulta que aquellos cuyos padres no fumaban.

   Los investigadores de este trabajo analizaron a los participantes del 'Estudio sobre el riesgo cardiovascular en jóvenes finlandeses', que incluyó la exposición infantil al tabaquismo de los padres en 1980 y 1983. Se recogieron datos de la ecografía carotídea en la edad adulta en 2001 y 2007.

   En 2014, los científicos midieron los niveles de cotinina, un biomarcador de exposición al humo pasivo, en la sangre durante la infancia de los participantes a partir de muestras recogidas y congeladas en 1980. El porcentaje de niños con niveles de cotinina no detectables fue mayores en los hogares donde ninguno de los padres fumaba (84 por ciento), disminuyó en las casas donde uno de los progenitores fumaba (62 por ciento) y era más bajo en las familias donde ambos padres fumaban (43 por ciento).

INDEPENDIENTEMENTE DE OTROS FACTORES

   Independientemente de otros factores, el riesgo de desarrollar acumulación de placa carotídea en la edad adulta era casi dos veces (1,7) mayor en los niños expuestos al tabaco de uno o dos progenitores en comparación con los hijos de padres que no fuman.

   Además, el riesgo era elevado si los padres limitaban la exposición de sus hijos. En concreto, fue casi dos veces (1,6) más alto en los hijos cuyos padres fumaban pero parecían limitar la exposición de sus hijos y cuatro veces mayor en los niños con padres fumadores que no hacían nada por reducir la exposición de sus hijos al humo del tabaco.

"Aunque no podemos confirmar que los niños con cotinina detectable en la sangre en nuestro estudio era el resultado de la exposición al humo pasivo directamente de sus padres, sabemos que la principal exposición de los niños al humo pasivo se produce en casa", afirma el autor principal del estudio, Magnussen Costan, investigador del Instituto Menzies de Investigación Médica de la Universidad de Tasmania, en Australia.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter