MÁS RIESGO DE SUFRIR DOLOR FÍSICO

La inestabilidad económica puede doler

Monedas
PIXABAY
Publicado 22/02/2016 17:02:55CET

   MADRID, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores de las universidades de Columbia y Virginia, en Estados Unidos, aseguran que las personas que tienen una situación financiera inestable que les provoca estrés tienen más riesgo de sufrir dolor físico que quienes tienen más seguridad económica.

   Así se desprende de los resultados de una revisión de estudios que publica la revista 'Psychological Science', cuyos autores creen que la explicación de ese mayor riesgo para la salud puede deberse a que la inestabilidad financiera se asocia a una mayor impulsividad relacionada con la falta de control de la propia vida.

   "En general, nuestros resultados muestran el dolor físico de ser económicamente inseguros", ha reconocido Eileen Chou, una de las autoras del estudio, que partió de la asociación entre el aumento de la inseguridad económica y las quejas por algún dolor físico.

   Como hipótesis, los autores entendían que la inestabilidad económica deriva en una falta de control que, a su vez, activa procesos psicológicos asociados con el miedo, la ansiedad y el estrés, trastornos que comparten mecanismos neuronales similares a los del dolor subyacente.

   Para respaldar esta teoría, los autores recopilaron datos de 33.720 personas y vieron que en los hogares con todos los miembros en paro el consumo de analgésicos era un 20 por ciento mayor que en 2008, frente a los hogares en los que, al menos, uno estaba trabajando.

   Además, un estudio 'on-line' con 187 participantes reveló que dos características relacionadas con la inestabilidad económica, como el desempleo o la inseguridad a nivel estatal, estaba a su vez relacionado con el dolor, medido por una escala del 1 al 4.

CASI EL DOBLE DE DOLOR SIN IR AL MÉDICO

   Y en otro estudio digital, los participantes que recordaban un período de inestabilidad económica decían tener casi el doble de dolor físico que los participantes que solo recordaban periodos económicamente estables. Algo que se mantuvo incluso después de tener en cuenta otros factores como la edad, la situación laboral o la emotividad.

   Un nuevo estudio reveló que la inseguridad económica podría asociarse con una mayor tolerancia al dolor, después de que a los participantes se les indujera a pensar en un mercado laboral incierto para medir su tolerancia al dolor, viendo cuánto podían aguantar con la mano sumergida en un cubo de agua helada.

   Los investigadores vieron que el grado en el que los participantes sentían tener controlada su vida ayudaba a explicar la asociación entre la sensación de inseguridad económica y los informes de dolor físico.

   "La interpretación subjetiva de la seguridad económica hace que pueda tener consecuencias importantes para cada individuo", ha destacado Chou y su equipo.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter