Hallan conexiones cerebrales anormales en preescolares con autismo

Cerebro, epilepsia
GETTY - Archivo
Publicado 27/03/2018 7:55:35CET

   MADRID, 27 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Los niños en edad preescolar con trastorno del espectro autista, o TEA, tienen conexiones anormales entre ciertas redes cerebrales que se pueden ver usando una técnica especial de resonancia magnética, según revela un estudio publicado en la edición digital de la revista 'Radiology'. Los investigadores dicen que los hallazgos algún día podrían ayudar a orientar los tratamientos para el TEA.

   El TEA se refiere a un grupo de trastornos del desarrollo caracterizados por dificultades de comunicación, conductas repetitivas e intereses o actividades limitados. Los niños pequeños con TEA, por lo general, se pueden diagnosticar en los primeros años de vida. El diagnóstico temprano y la intervención son importantes porque los pacientes más jóvenes generalmente se benefician más de los tratamientos y servicios para mejorar sus síntomas y su capacidad funcional.

   Aunque los avances en la imagen cerebral han permitido el descubrimiento de la conectividad cerebral anormal en niños más pequeños con TEA, el fenómeno aún no se ha investigado por completo a nivel de la red cerebral. Las redes cerebrales son áreas del cerebro conectadas por extensiones de materia blanca que interactúan para realizar diferentes funciones.

   Para el nuevo estudio, los investigadores buscaron diferencias en la conectividad cerebral en niños con TEA usando una técnica de resonancia magnética llamada imágenes de tensor de difusión (DTI, por sus siglas en inglés). La técnica proporciona información importante sobre el estado de la materia blanca del cerebro.

   Los investigadores compararon los resultados de DTI entre 21 niños y niñas preescolares con TEA (edad media de 4 años y medio) con los de 21 niños de edad similar con desarrollo típico. Aplicaron la teoría de grafos a los resultados de DTI para comprender más sobre el nivel de conectividad entre redes cerebrales. Al aplicar el análisis de grafos a los resultados de DTI, los científicos pueden medir las relaciones entre datos altamente conectados y complejos, como la red de conexiones que forma el cerebro humano.

DIFERENCIAS EN LOS COMPONENTES DE LA RED DE GANGLIOS BASALES

   En comparación con el grupo con desarrollo típico, los niños con trastornos de espectro autista demostraron diferencias significativas en los componentes de la red de ganglios basales, un sistema cerebral que desempeña un papel crucial en el comportamiento. También se encontraron diferencias en la red paralímbico-límbica, otro sistema importante en la regulación del comportamiento.

   "La conectividad cerebral alterada puede ser una característica fisiopatológica clave de TEA", dice el coautor del estudio Lin Ma, del Departamento de Radiología del Hospital General PLA en Beijing, China. "Esta conectividad alterada se visualiza en nuestros hallazgos, proporcionando así un paso más en la comprensión de TEA", agrega.

   Los resultados sugieren que estos patrones alterados pueden ser la base del desarrollo anormal del cerebro en niños en edad preescolar con TEA y contribuyen a los mecanismos del cerebro y el sistema nervioso involucrados en el trastorno. Además, la identificación de una conectividad estructural alterada en estas redes puede apuntar hacia potenciales biomarcadores de imágenes para niños preescolares con TEA.

   "El hallazgo por imágenes de esos 'objetivos' puede ser una pista para el diagnóstico futuro e incluso para la intervención terapéutica en niños en edad preescolar con TEA", afirma Ma. Pone como ejemplo que en el futuro este tipo de imágenes cerebrales podría ayudar en la administración de terapias para niños con TEA como la estimulación magnética transcraneal repetitiva o TMS y la estimulación transcraneal de corriente directa o tDCS.

   La TMS implica el uso de un imán para apuntar y estimular ciertas áreas del cerebro, mientras que tDCS depende de las corrientes eléctricas para suministrar la terapia. Ambas terapias se están investigando como posibles tratamientos para los trastornos del espectro autista.