¿Qué hacer cuando el estrés afecta al tránsito intestinal?

BAÑO, ESTREÑIMIENTO
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / VCHAL
Publicado 20/09/2017 12:48:14CET

MADRID, 20 Sep. (EDIZIONES) -

El estreñimiento, que se calcula afecta a casi uno de cada cinco españoles, supone el 20 por ciento de las consultas de aparato digestivo en Atención Primaria. Este problema aumenta sobre todo en la población que se ve afectada por los cambios de rutina y el estrés, así como en aquellos trabajadores que tienden a consumir más comida rápida y menos frutas y verduras.

"Los trabajadores que padecen estrés realizan comidas a deshoras y de forma poco equilibrada, consumiendo mayor cantidad de comida rápida, rica en grasas saturadas, y menos porciones de frutas y verduras. Además, el estrés laboral se asocia también a menos actividad física y a una reducción de la ingesta de agua. Todo esto repercute gravemente en el equilibrio de la flora intestinal, favoreciendo el estreñimiento", añade Gemma Martínez, nutricionista de Fuca.

Cuando se sufre estrés se alteran los movimientos peristálticos del intestino como consecuencia de una reducción del aporte sanguíneo al tracto intestinal. Entonces, los movimientos del intestino grueso se enlentecen y causan el conocido estreñimiento. Estos trastornos digestivos no deben considerarse normales y es de vital importancia controlarlos para evitar que el problema se intensifique.

Los padecimientos intestinales suelen relacionarse con el estilo de vida, ya sea por la forma como nos alimentamos, la actividad física que realizamos, nuestro estado de ánimo y el estrés. Así pues, malos hábitos como no desayunar, tener horarios irregulares de comida o ingerir alimentos irritantes pueden provocar alteraciones en la regularidad digestiva que ocasionan el estreñimiento y malestar.

Para evitar el estreñimiento por estrés, Martinez ofrece diferentes consejos para mejorar el tránsito intestinal:

1.- Realizar ejercicio físico es indispensable: El deporte ayuda favorablemente al intestino a mantenerse sano y fuerte. Es recomendable caminar por lo menos treinta minutos diarios.

2.- Descansar con un sueno reparador: es imprescindible conseguir dormir un mínimo de 7-8 horas diarias.

3.- Procurar una alimentación balanceada y en los horarios establecidos: es importante ingerir alimentos ricos en fibra como frutas, verduras y cereales y evitar comer frecuentemente alimentos procesados, congelados u otros con bajo contenido en fibra como la pizza o el queso. La fibra ayuda a mejorar el transito intestinal haciendo que vayamos mas a menudo al baño.

4- Procurar hidratarnos correctamente: es recomendable beber dos litros de agua diarios, repartidos durante todo el día. De este modo, se facilita el transito de las heces por el colon y su expulsión.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter