USAR ROPA ADECUADA Y MANTENER TEMPERATURA AMBIENTE FRESCA

Evitar sudar mucho y usar protectores solares adecuados, claves para cuidar la piel atópica en verano

Sudor, calor, verano
STADA
Actualizado 17/07/2013 16:10:22 CET

MADRID, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

Con la llegada del verano y las elevadas temperaturas empieza una época en la que las pieles atópicas mejoran sus síntomas gracias al efecto del sol, para lo que también se recomienda evitar la sudoración excesiva y usar fotoprotectores solares adecuados.

El exceso de sudoración, según explican desde la compañía especializada en el desarrollo de productos para el autocuidado Stada, produce irritaciones y picores cuando entra en contacto con pieles atópicas.

Para evitarla, se recomienda tener especial cuidado con el vestuario, usando ropa de algodón o especial para pieles atópicas, evitar las fibras sintéticas y utilizar preferentemente calzado de tela o abierto que permita airear los pies.

Además, lavar la ropa con jabones no iónicos y sin suavizante ayudará a minimizar las irritaciones que puedan producir en la piel.

También es importante mantener una temperatura ambiente fresca en el hogar, aunque hay que tener en cuenta que el aire acondicionado disminuye la humedad del ambiente, por lo que la piel se reseca y se debe tener especial cuidado en mantenerla hidratada con lociones no oclusivas específicas para pieles atópicas.

A pesar del cambio en las rutinas familiares propias de las vacaciones, apuntan que conviene no descuidar los hábitos higiénicos en verano. Si el niño ha sudado, se recomienda lavar el cuerpo lo antes posible para evitar irritaciones en la piel. Igualmente después de un día en la piscina, es conveniente eliminar los restos de cloro que pueden irritar la piel, empleando geles de baño sin jabón que ayuden a reestablecer la barrera lipídica.

PROTECTORES SOLARES ESPECÍFICOS PARA LAS PIELES ATÓPICAS

Por otro lado, y aunque es conocido que el sol ejerce una acción positiva sobre las pieles atópicas, se debe tener en cuenta que una exposición inadecuada también conlleva riesgos y efectos negativos sobre la piel, como las quemaduras, la aparición de manchas y el envejecimiento prematuro de la piel.

En este caso se recomienda aplicar protectores solares completos que protejan de las radiaciones UV-A, UV-B e IR-A (Infrarrojo-A) y específicos para pieles atópicas, con un factor solar elevado y fotoestable, que no contengan colorantes, perfumes, conservantes ni parabenos para evitar reacciones fototóxicas y alérgicas.

Aclarar la piel con agua corriente después de cada baño en mar o piscinas, secar la piel sin frotar y aplicar una crema hidratante en todo el cuerpo para contrarrestar los efectos de la deshidratación son consejos que ayudarán a realizar un mejor cuidado de las pieles atópicas en esta época del año.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter