DETECCIÓN PRECOZ DE PROBLEMAS VISUALES

Especialistas recomiendan realizar revisiones oculares anuales a partir de los 50 años

Revisión Ocular
BAUSCH+LOMB
Publicado 16/03/2017 13:09:02CET

MADRID, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

El envejecimiento es una de las causas que provocan pérdida de visión, así como pérdida de información sensorial y peor calidad de vida, por lo que los expertos de Sanitas Mayores recomiendan realizar revisiones anuales a partir de los 50 años o si el trabajo que se realiza o depende de una buena capacidad visual, pues "detectar un problema en una etapa precoz es fundamental a la hora de mantener una buena vista o no sufrir una pérdida de la misma", según el jefe de Gestión Asistencial de Sanitas Mayores, el doctor David Curto.

Además, esta perdida de visión puede incidir en la capacidad de comunicarse, disfrutar las actividades, relacionarse con las personas, y en los casos más graves, conducir al aislamiento. Esto añadido a que puede ser un factor de riesgo en las caídas, más aún si se tiene en cuenta que el proceso de reducción de la agudeza visual es lento y muchas veces imperceptible para la mayoría de las personas.

En esta línea, el envejecimiento se presenta sobre la visión en forma de diversos problemas que pueden ser tratados de forma fácil, pues son de carácter leve, como la nitidez de la visión o agudeza visual, que puede disminuir gradualmente con la edad. "En este caso, el problema más común es la dificultad para enfocar los ojos en objetos cercanos", ha señalado Curto.

Otro de los problemas pueden ser menor tolerancia al resplandor; mayor dificultad para diferenciar colores primarios; una reducción de la visión periférica y del campo de visión; sequedad o dificultad para producir lágrimas; y la aparición de partículas pequeñas conocidas como moscas o manchas flotantes, "uno de los motivos más habituales de consulta", añade el doctor.

"Mención aparte merecen las enfermedades que pueden derivar en pérdida de la visión y ceguera, que al principio, es posible que presenten pocos síntomas, como las cataratas o nublado del cristalino del ojo; el glaucoma o aumento en la presión del fluido en el ojo; la degeneración macular o enfermedad de la mácula, responsable de la visión central; y retinopatía o enfermedad en la retina provocada por la diabetes o la hipertensión arterial", ha subrayado Curto.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter