Los test de evaluación de la memoria reducirían este infradiagnóstico

En España hay más de 10.000 personas de más de 75 años con demencia que están sin diagnosticar

Publicado 18/09/2013 13:06:33CET

MADRID, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

En España se estima que hay unos 800.000 pacientes con Alzheimer de los cuales aproximadamente unos 16.600 son mayores de 75 años. Sin embargo, algo más de 10.000 de estos pacientes que vivirán con la enfermedad pero sin un diagnóstico, según los resultados del informe 'El iceberg de la demencia' del London School Of Economics and Political Science de Reino Unido.

El estudio, editado por Sanitas, ha examinado la realidad de esta enfermedad en los países donde la empresa matriz de esta aseguradora, Bupa, ofrece servicios de atención especializada de la demencia: Reino Unido, España, Australia y Nueva Zelanda.

No obstante, los autores del informe precisan que si se introdujera la prueba de evaluación de la memoria a los 75 años en los sistemas de salud habría más de 3.800 personas diagnosticadas, de las que unas 2.300 formarían parte de este grupo de pacientes que nunca serían diagnosticados.

El diagnóstico, según defienden los autores del estudio, es un primer paso fundamental ya que "solamente cuando la persona sabe que tiene demencia puede tener acceso a asistencia y apoyo, y prepararse adecuadamente para el futuro".

Para ello, en el estudio han tenido en cuenta la realización de un miniexamen del estado mental (MMSE, en sus siglas en inglés), que es la prueba más ampliamente utilizada en las consultas relacionadas con los problemas de memoria y también se utiliza ampliamente en entornos de investigación.

Consiste en una serie de preguntas y pruebas que se utilizan para comprobar diversas capacidades mentales, como la memoria, la atención y el lenguaje de una persona. Se supone una cita estándar de 15 minutos y se estima que el 81 por ciento de las personas está de acuerdo en realizarla.

Para el consejero delegado de Sanitas, Iñaki Ereño, el Alzheimer y el resto de demencias constituyen "uno de los mayores problemas de salud pública" a los que se enfrenta la sociedad. Por ello, señala, el acceso a un diagnóstico precoz, junto a la participación y ayuda de familiares y amigos, puede contribuir a que las personas afectadas puedan "planificar adecuadamente su futuro y tomar decisiones para cuando su vida cambie de manera sustancial"

Por su parte, el presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzheimer y otras Demencias (CEAFA), Koldo Aulestia, ha recordado que llevan varios años reclamando la creación de una Política de Estado para el Alzheimer que incluya desde protección jurídica, hasta formación para los profesionales, pasando por programas de apoyo a las familias, todo ello con el objetivo de que "se convierta en una prioridad socio-sanitaria" en España.

DEBEN ESTAR AL MISMO NIVEL QUE EL CÁNCER O LA DIABETES

Además, los resultados de este informe confirman aún más la idea de apostar por la creación de un Plan Nacional de Demencia, que reconozca esta patología como una prioridad en los sistemas de salud, al mismo nivel que otros problemas como el cáncer, la diabetes y las enfermedades del corazón.

Actualmente, únicamente nueve países del mundo disponen de planes nacionales (Reino Unido, Australia, Dinamarca, Finlandia, Francia, Corea del Sur, Estados Unidos, Noruega y Países Bajos).

A escala mundial, la mayoría de las personas que sufren demencia nunca va a obtener un diagnóstico formal. En estos momentos, casi 30 millones de personas desconocen que la padecen, lo que les impide tener la oportunidad de planificar su futuro y acceder a una mejor asistencia y apoyo.

En este sentido, Sanitas Residencial ya ha puesto en marcha la Unidad de Diagnóstico y Terapias en Sanitas Residencial Ferraz, un proyecto pionero en España que ofrece un servicio rápido y unificado en un solo centro para saber si una persona padece algún tipo de demencia y en qué grado. Esta Unidad cubre tres aspectos básicos: métodos diagnósticos, consulta con un médico-geriatra y el acceso a un primer estadio de tratamientos especializados.

Según Pedro Cano, responsable del programa de Demencia de Sanitas, "las personas que son diagnosticadas en la actualidad, por lo general reciben un diagnóstico en una etapa relativamente tardía en el curso de la enfermedad cuando los medicamentos contra la demencia ya no funcionan".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter