En España hay un "déficit" de cultura de participación en ensayos clínicos, que "contrasta" con la donación de órganos

Actualizado 04/05/2011 20:03:25 CET

MADRID, 4 May. (EUROPA PRESS) -

En España hay un "déficit" de cultura de participación en ensayos clínicos, que "contrasta" con la cultura de la donación de órganos y hace que sea "muy difícil" conseguir pacientes, según destaca el director de la Plataforma Española de Ensayos Clínicos (Caiber), Joaquín Casariego, con motivo de la celebración este miércoles de la jornada 'El paciente y su papel protagonista en la investigación en ensayos clínicos'.

La idea de "conmigo no experimentan" está muy difundida entre la población, que ignora que en un ensayo clínico "todo esta muy controlado". Por ello, Casariego cree que es fundamental invertir en información y formación "para eliminar prejuicios".

En este sentido, el director de Caiber apuesta por involucrar a todos los agentes de la investigación -asociaciones, sociedades científicas, industria farmacéutica, autoridades sanitarias, científicos y pacientes- para difundir un "mensaje inequívoco", mediante campañas de concienciación social de carácter anual.

El objetivo es que la población llegue a "concienciarse sobre el valor añadido que puede aportar el paciente activo en los ensayos clínicos". Así, de igual modo que en España existe cultura de la donación de órganos la sociedad debe ser consciente que "la medicina se mueve gracias a los resultados de los ensayos clínicos".

Para ello, desde Caiber proponen unir a todos los agentes en esta labor de sensibilización mediante campañas, pero también apuestan por "involucrar a los pacientes en todo el proceso del ensayo: antes, durante y después del mismo".

A este respecto y según esta plataforma, la forma de implicar al participante antes de la realización del estudio es "dejándoles opinar sobre los protocolos de ensayos clínicos" para que puedan "alertar" sobre aspectos de su estructura que puedan resultar dificultosos de llevar a la práctica.

Por su parte, durante el proceso los pacientes "no sólo deben comunicar las molestias o no molestias que les supone su participación, sino sobre todo ¿qué opinión tienen de la investigación y de cómo se está llevando a cabo?".

De la misma forma, al final del procedimiento se les debe tener en cuenta para la evaluación del mismo y deben "recibir los resultados de la investigación dado que han participado de una forma activa". Los datos de las publicaciones científicas se les tiene que hacer llegar de forma que "se entienda fácilmente".

El objetivo de estas acciones es, en definitiva, "hacer cotidianas las investigaciones clínicas, ya que son cotidianas y en España hay muchas y de muy buena calidad", concluye Casariego.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter