EL 70% LA HEREDA SI LA TIENEN AMBOS PADRES

La enuresis tiene un "importante" componente genético

niño durmiendo
GETTY
Actualizado 23/05/2011 13:16:24 CET

MADRID, 23 May. (EUROPA PRESS) -

La enuresis, o pérdida involuntaria de orina durante cualquier hora del día y la noche, es un problema físico con un "importante" componente genético. De hecho, cuando este trastorno está presente en uno de los padres el menor tiene un 40 por ciento de posibilidades de padecerlo y, si está presente en los dos, el porcentaje asciende al 70 por ciento. Así lo han puesto de manifiesto los expertos reunidos en Barcelona en el XXXVIII Curso de Pediatría Hospitalaria.

Aunque es un trastorno de origen físico, los expertos advierten de que muchas personas y profesionales sanitarios siguen relacionándolo "erróneamente" con aspectos psicológicos. "El grave error de concepto, todavía muy extendido entre los médicos y la sociedad en general, es porque la enuresis todavía está incluida en el DSM-IV, la 'biblia' de la enfermedades psiquiátricas", advierte el pediatra del Hospital San Juan de Dios, Santiago García-Tornel.

"Los padres se suelen interesar por la enuresis de su hijo cuando tiene unos 5 y 6 años, pero a los pacientes les suele preocupar hacia los 7 u 8 años de edad porque es cuando empiezan a salir de casa para actividades lúdicas o dormir en casa de amigos o colonias", asegura García-Tornel.

Actualmente, se han desarrollado diferentes estrategias de tratamiento. La información a la familia de que se trata de un proceso madurativo no controlable por el niño es "fundamental para evitar conductas agresivas o pasivas".

Igualmente, se debe "desmitificar" el problema ante el niño para mejorar su propia imagen y las relaciones interpersonales. La motivación del niño y la familia son fundamentales para abordar el tratamiento. "Es importante dar unas instrucciones sencillas tanto al niño como a los padres y un seguimiento cercano para valorar los resultados y seguir animando al niño para conseguir su objetivo", detalla.

Todas estas pautas entrarían dentro del capítulo denominado uroterapia o entrenamiento de la vejiga, término que implica un entrenamiento cognitivo para controlar la vejiga normal de forma voluntaria, instrucciones sobre los hábitos de ingesta de líquidos durante el día, eliminación de orina y heces, sueño, etc.

Por su parte, el tratamiento farmacológico, basado en la administración de desmopresina, tiene un efecto reductor en la producción de orina durante la noche y disminuye la presión intravesical. También existen alarmas nocturnas, una buena alternativa en niños mayores y motivados.

La enuresis tiene su mayor foco de prevalencia en la infancia y desciende a medida que el niño se hace mayor. Así, de media, está presente en el 34 por ciento de los niños de 3 años, el 15 por ciento de los niños de 5 años, el 8 por ciento de los que tienen 8 y el 2 por ciento de los que tienen entre 12 y 14 años. A partir de esta edad este trastorno suele desaparecer, pero entre un 0,5 y 2 por ciento de los adultos siguen permaneciendo eneuréticos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter