Nueva investigación

Dormir (mucho) el fin de semana evita la diabetes asociada a la falta de sueño

Hombre, dormir, dormido
GETTY//MONKEYBUSINESSIMAGES
Actualizado 20/01/2016 19:42:35 CET

   MADRID, 20 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Dos noches consecutivas de sueño prolongado, lo que suele hacerse el fin de semana, parece contrarrestar el aumento en el riesgo de la diabetes asociada a la restricción del sueño a corto plazo durante la semana de trabajo, al menos en hombres delgados jóvenes y saludables que llevan una dieta controlada. El hallazgo, de un estudio realizado en el laboratorio del sueño de la Universidad de Chicago, Estados Unidos, y publicado en la edición digital de 'Diabetes Care', podría afectar a un gran número de personas que trabajan largas horas.

   El patrón de recortar el sueño durante la semana de trabajo seguido por ponerse al día con las horas necesarias de sueño durante el fin de semana es común. Además, la restricción del sueño a corto plazo, con cuatro o cinco horas de sueño por noche, puede aumentar el riesgo de desarrollar diabetes en un 16 por ciento en comparación con el incremento del riesgo causado por la obesidad.

   "En este estudio a corto plazo, se encontró que dos largas noches recuperando el sueño perdido pueden revertir los efectos metabólicos negativos de cuatro noches consecutivas de sueño restringido", afirma la autora del estudio, Josiane Broussard, ahora profesora asistente de investigación en el Departamento de Fisiología Integrativa de la Universidad de Colorado, Boulder, Estados Unidos.

   Los investigadores reclutaron a 19 voluntarios, todos hombres jóvenes sanos, a los que en una ocasión, se les permitió dormir normalmente, 8,5 horas en la cama durante cuatro noches, y en otra ocasión, los mismos voluntarios fueron privados de sueño, permitiéndoles estar sólo 4,5 horas en la cama durante cuatro noches consecutivas. Los participantes gastaron un promedio de 4,3 de esas horas durmiendo cada noche y posteriormente, se les permitió 2 noches de sueño prolongado, durante el cual, durmieron un promedio de 9,7 horas.

DORMIR POCO SUBE UN 16 POR CIENTO EL RIESGO DE DIABETES

   Luego, los científicos determinaron la sensibilidad de los sujetos a la insulina --la capacidad de la insulina para regular el azúcar en la sangre-- y el índice de disposición, un predictor de riesgo de diabetes. Después de cuatro noches de restricción del sueño, la sensibilidad a la insulina de los voluntarios se redujo en un 23 por ciento y su riesgo de diabetes aumentó un 16 por ciento; pero después de dos noches de sueño prolongado, la sensibilidad a la insulina y el riesgo de diabetes volvieron a los niveles normales de sueño.

   "La respuesta metabólica a este sueño adicional fue muy interesante y alentadora", afirma la autora principal, Esra Tasali, profesora asociada de Medicina en la Universidad de Chicago. "Esto demuestra que las personas jóvenes y sanas que esporádicamente no logran dormir lo suficiente durante la semana de trabajo pueden reducir su riesgo de diabetes si se ponen al día en el sueño durante el fin de semana", propone.

   "Aunque esto es evidencia de que ponerse al día en cuanto al sueño durante el fin de semana puede ayudar a alguien a recuperarse de una semana de privación de sueño --plantea Broussard--, éste no fue un estudio a largo plazo y nuestros sujetos pasaron por este proceso una sola vez. En el futuro, tenemos la intención de analizar los efectos de los horarios de sueño ampliados durante el fin de semana en las personas que restringen repetidamente su sueño diario entre la semana".

   El aumento del riesgo de desarrollar diabetes no es el único inconveniente asociado con la falta de sueño, señalan los autores. A los voluntarios de este trabajo se les dio una dieta con las calorías controladas, pero los adultos privados de sueño fuera del entorno de laboratorio tienden a comer más, con una fuerte preferencia por los dulces y los alimentos ricos en grasa.

   La escasez de sueño crónica es más propensos a desarrollar otros problemas de salud como aumento de la inflamación y la presión arterial alta. También muestran problemas cognitivos, tienden a estar menos alerta y presentan dificultad para concentrarse, razonar y resolver problemas, con propensión a sufrir accidentes de tráfico. Según los autores, queda por determinar el impacto del sueño adicional a lo largo del fin de semana en otros resultados de salud y seguridad adversos.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter