Diseñan anticuerpos antiinflamatorios que pueden tratar enfermedades autoinmunes

Mujer con lupus
FLICKR/LÊ VAN TH?O
Publicado 22/12/2017 7:51:35CET

   MADRID, 22 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Un equipo de investigadores del Hospital General de Massachusetts (MGH, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, ha encontrado una manera de manipular anticuerpos dentro de un organismo, convirtiendo auto-anticuerpos que atacan tejidos "propios" en anticuerpos antiinflamatorios en modelos animales de dos enfermedades autoinmunes, como se detalla en un artículo que se publica en la edición digital de 'Cell' y que estará en la edición el papel el próximo 25 de enero.

   "Pudimos convertir anticuerpos que causan enfermedades autoinmunes en anticuerpos antiinflamatorios modificando específicamente los azúcares unidos a los anticuerpos --explica el director del estudio, Robert Anthony, del Centro de Inmunología y Enfermedades Inflamatorias en la División de Reumatología, Alergia e Inmunología de MGH--. Aunque se requiere más trabajo, esperamos que este enfoque de la conversión de anticuerpos antiinflamatorios tenga un efecto beneficioso en pacientes que padecen enfermedades autoinmunes e inflamatorias".

   La inmunoglobulina intravenosa (IGIV, por sus siglas en inglés), preparada a partir de los anticuerpos de donantes sanos, se usa en dosis bajas para tratar a pacientes que carecen de anticuerpos clave. Paradójicamente, a altas dosis, la IgIV puede suprimir, en lugar de mejorar la respuesta inmune, y se usa para tratar varias afecciones inflamatorias y autoinmunes.

   Si los anticuerpos activados estimulan una respuesta inflamatoria o antiinflamatoria parece estar determinado por moléculas de azúcar específicas llamadas glicanos unidos a la región Fc, la sección similar a la cola de un anticuerpo en forma de Y. En un trabajo previo, el grupo de Anthony y otros descubrieron que el efecto antiinflamatorio de la dosis alta de IgIV puede atribuirse a una fracción menor de anticuerpos a los que un glucano llamado ácido siálico se ha unido a su región Fc.

FALTA DETERMINAR LA DOSIS

   Mientras que los glucanos generalmente se unen a las proteínas que componen los anticuerpos mientras se ensamblan dentro de las células, la evidencia reciente sugiere que podrían modificarse fuera del entorno celular. El equipo de MGH se propuso determinar si la administración de una transferasa, una enzima que mueve grupos químicos como los glicanos de una molécula a otra, podría convertir los anticuerpos inflamatorios en formas antiinflamatorias en un animal vivo.

   Dado que la unión del ácido siálico a un grupo Fc requiere la presencia de otro glucano llamado galactosa, el equipo creó dos enzimas denominadas B4Fc y ST6Fc, que inducen la unión de galactosa y ácido siálico, respectivamente. Aunque la administración intravenosa de cualquiera de las enzimas por sí sola no redujo la inflamación en un modelo murino de artritis reumatoide, la administración simultánea de ambas en una forma llamada B4ST6Fc tuvo efectos antiinflamatorios similares a los de la dosis alta de IgIV. La administración de B4ST6Fc también redujo el daño renal en un modelo murino de inflamación renal relacionada con el lupus.

   Experimentos adicionales encontraron poca evidencia de que la administración enzimática afectara a anticuerpos no implicados con la patología autoinmune específica y también mostraron que las plaquetas, que se activan en el sitio de inflamación dirigida por anticuerpos, proporcionaron ácido siálico y galactosa unidos a la región Fc por la enzima B4ST6Fc.

   Anthony explica que, si bien la IGIV puede ser efectiva contra muchas enfermedades inflamatorias y autoinmunes, es escasa, el tratamiento es costoso y la administración lleva mucho tiempo. "Descubrimos que nuestras enzimas eran efectivas en una dosis 400 veces menor que la dosis alta de IGIV, y al manipular las enzimas que ya están en el organismo, nuestro método elimina la necesidad de una infusión IVIG prolongada", señala. Su equipo explorará otras cuestiones en futuros estudios, como la dosis adecuada, la administración óptima y si se requerirán tratamientos repetidos.