20 de octubre: Día Mundial de la Osteoporosis

El déficit de la vitamina D aumenta el riesgo de osteoporosis

Sol. Vitamina D. Atardecer. Amanecer
PIXABAY
Publicado 20/10/2016 7:29:40CET

   MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El especialista del servicio de Reumatología de Hospiten, José Luis Rosales, ha recordado que el déficit de vitamina D es "determinante" en el desarrollo de la osteoporosis, debido a que su papel es "fundamental" en el metabolismo óseo porque regula la absorción intestinal de calcio, permitiendo mantener un adecuado equilibrio entre la formación y destrucción del hueso.

   "La vitamina D es esencial para mantener una buena salud ósea desde la infancia hasta la edad adulta y su déficit está asociado a la aparición de un retraso del crecimiento y raquitismo en niños, y a la osteoporosis en adultos, una enfermedad que debilita los huesos y aumenta la posibilidad de fracturas", ha explicado.

   Además, prosigue, en un último estudio realizado en España se concluye que el 61 por ciento de estudiantes universitarios jóvenes y sanos de Canarias presentaron insuficiencia de vitamina D y el 32 por ciento de los mismos presentaron deficiencia de la misma, lo que se asocia a un mayor riesgo de fracturas y de caídas.

CON UN TRATAMIENTO ADECUADO SE PUEDEN REDUCIR LAS FRACTURAS

   En este contexto, y con motivo de la celebración del Día Mundial de la Osteoporosis, el doctor Rosales ha recomendado a todos aquellos pacientes con riesgo de presentar niveles inadecuados de vitamina D que acudan a su médico reumatólogo para una valoración personalizada del caso y reponer las deficiencias.

   Y es que, según ha avisado, la prevención es "fundamental" en este tipo de enfermedades. En este sentido, ha informado de que con un tratamiento adecuado, que incluya una breve exposición al sol (para promover la síntesis de vitamina D), el consumo de calcio y la realización de ejercicios físicos con frecuencia, se puede disminuir entre 30 y 70 por ciento la incidencia de nuevas fracturas.

   "La principal fuente de vitamina D proviene de la exposición de la piel a la luz solar. Solo una pequeña parte proviene de la ingesta de pescados grasos, en la yema de los huevos, y en algunos alimentos fortificados. Otros factores que pueden influir en los niveles de la vitamina D son las enfermedades asociadas con la mala absorción de las grasas, las enfermedades hepática y renal, la administración de determinados fármacos, entre otros", ha zanjado el especialista de Hospiten.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter