Copia la filosofía de los más fuertes y felices, muchas veces los más sanos

Corazón, amor, familia, manos, madre e hijo
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / SASIISTOCK
Actualizado 26/05/2018 10:42:09 CET

   MADRID, 26 May. (EDIZIONES) -

   Nadie cambia por el hecho de leer un libro de autoayuda o por ir al psicólogo. Pero se puede lograr con un poco de esfuerzo diario, aunque la transformación de uno mismo requiere de esfuerzo y de práctica.

   "Se trata del aprendizaje más importante de la vida de uno: el pasaporte a una vida mucho mejor, mucho más feliz y más plena", afirma en una entrevista con Infosalus el psicólogo Rafael Santandreu, con motivo de la publicación de 'Nada es tan terrible. La filosofía de los más fuertes y felices' (Grijalbo).

   Ser felices es importante para nuestra salud. Por todos es sabido. "Los más fuertes y felices se caracterizan por ser personas con pocas necesidades, que se conforman con poco, con tener la comida y la bebida del día", explica Santandreu, además de que resalta que son personas que tampoco se quejan, valoran lo que poseen (las cosas más pequeñas), además de que comprenden y aprecian los hechos naturales de la vida, como la enfermedad y la muerte.

   Igualmente, dice que sólo valoran una cualidad en el ser humano que es la capacidad de amar, y consideran banales la inteligencia, la belleza física, la extroversión o la eficacia. A su juicio, la consecución de esta actitud es vital para ser plenamente feliz en la vida ya que la neurosis, esa tendencia a la depresión o a la ansiedad, es producto de una mala filosofía de vida, de un sistema de valores equivocado.

   "Si tienes el sistema de valores adecuado la vida es muy sencilla, y entonces es un chollo. Es lo normal estar alegre prácticamente todo el tiempo y ser muy feliz. Esto ya lo dijo hace unos cuantos siglos Charles Darwin: 'Después de todos los países que he visitado, y de las especies que he estudiado, he llegado a la conclusión de que el destino natural del ser humano es ser muy feliz porque todos los animales lo son'", indica.

   De hecho, el experto destaca que el ser humano, y de manera natural, tiende a una profunda e intensa felicidad, porque no sería evolutivo que no hubiera esa tendencia. Entonces, ¿por qué no lo somos en la actualidad? A su juicio, vivimos de manera antinatural, con un sistema de valores antinatural que produce mentes neuróticas.

   "Por esto en la actualidad tres de cada diez personas sufren algún trastorno de tipo emocional y toman psicofármacos en España. Nunca antes ha habido tal síndrome de enfermedad emocional. Y la tendencia es a incrementarse. Esto lo produce una filosofía de vida errónea y marcada por la súper exigencia a nivel personal y colectivo", precisa.

   Aquí destaca que se puede realizar un ejercicio, que conlleva comparar las exigencias del hombre de hoy con por ejemplo las de nuestros abuelos. "En la actualidad para ser una persona mínimamente decente, ya no te digo para ligar, tienes que estar delgado, tener estudios, que haber viajado, saber idiomas, ser elegante, tener una casa elegante, tener muchos amigos, ser extrovertido, tener pareja, tener una gran pareja, tener hijos, unos fabulosos hijos, estar informado, entre otros aspectos, porque si no eres un fracaso y un gusano de la peor especie. Nuestros abuelos no tenían ninguno de estos requerimientos y estas súperexigencias no paran de crecer y los niños crecen con cada vez más. El hombre no está diseñado para esto y se rompe", advierte Santandreu.

EL PODER DE LA RENUNCIA

   La buena noticia, según cree, es que se puede arreglar individualmente, a través de una autoeducación en valores muy profunda. Por ejemplo, dice que la vía regia hacia la salud mental es la renuncia a todo aquello que no es necesario tener. "Por ejemplo, si te deja tu novio darte cuenta de que nunca le has necesitado para ser feliz; si te despiden del trabajo, pensar que nunca lo has necesitado para ser inmensamente feliz, lo único que necesitas es la comida y la bebida del día", apostilla.

   Es más, subraya que "una renuncia alegre y sosegada es la base de la fortaleza" porque, además, aunque pueda parecer paradójico, "una persona es más efectiva cuanto menos presión se pone".

   "Todos tenemos problemas pero estarás más dotado para solucionarlos si no los exageras. Por eso, el libro se titula de 'Nada es tan terrible' porque la sociedad actual peca de'terribilitis', una tendencia a pensar que cualquier adversidad es el fin del mundo. Cuando tienes 'terribilitis' tu mundo emocional es coherente con ella, entonces es letal. Las personas más fuertes y felices no terribilizan jamás", defiende el experto.

   En este libro se mencionan varios modelos de fortaleza emocional, entre los que destaca el caso del actor Michael J. Fox, que padece de Parkinson desde la treintena, desde hace muchos años, y alguien que ha aprendido a convivir con la enfermedad y afirma que está en el periodo más bello de su vida y con más sentido.

   "De hecho, su fundación de investigación médica es la que más fondos ha recaudado jamás para cualquier enfermedad a nivel mundial, y por eso se está dando un desarrollo brutal en el tratamiento del Parkinson. Todo gracias a él", destaca Santandreu.