Convierten células madre en vasos sanguíneos para tratar una enfermedad rara que causa ceguera

Celulas madre en vasos sanguíneos en enfermedad que causa ceguera
UC SAN DIEGO HEALTH
Publicado 14/02/2018 7:09:33CET

   MADRID, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Las personas que heredan una versión mutada del gen ATF6 nacen con una fóvea deformada o ausente, la región ocular responsable de una visión aguda y detallada. Desde el nacimiento, su visión está severamente limitada, y no hay cura. El investigador Jonathan Lin, profesor asociado de Patología en la Escuela de Medicina de la Universidad de California en San Diego y el 'Shiley Eye Institute', en Estados Unidos, y su equipo vincularon ATF6 a este tipo de trastorno de la visión hereditario.

   Ahora, en un estudio publicado este martes en 'Science Signaling', el equipo de Lin descubrió que un compuesto químico que activa ATF6 también convierte las células madre derivadas del paciente en vasos sanguíneos.

   "Queríamos ver si había una forma de corregir este defecto del gen para restaurar la función y ayudar a estos pacientes con dificultades de visión y ceguera --relata Lin--. Pero resulta que nuestros hallazgos también podrían ayudar a avanzar en el desarrollo de nuevos tratamientos para otras enfermedades causadas por la falta de suministro de sangre a un órgano, como ocurre en el accidente cerebrovascular y el ataque cardiaco".

   La proteína ATF6 es un factor de transcripción, lo que significa que ayuda a "desactivar" o "encender" otros genes, según lo que necesite la célula. ATF6 se activa normalmente cuando la célula está bajo estrés debido a la acumulación de proteínas desplegadas o mal plegadas. El equipo de Lin descubrió anteriormente que ATF6 está naturalmente "conectado" durante el desarrollo de células madre.

   Después de que el equipo de Lin publicara por primera vez el vínculo entre el gen ATF6 y este tipo de pérdida de visión hereditaria, conocida como acromatopsia o distrofia de conos y bastones, hace unos años, las personas con estas afecciones comenzaron a contactarles desde todas partes del mundo. Muchos nunca habían sabido la causa de sus problemas de visión y estaban ansiosos por ver si tenían una copia mutada del gen ATF6 y por contribuir a la investigación que profundizaría en la comprensión de la enfermedad y los esfuerzos por encontrar un tratamiento.

TRATAMIENTO PARA ALTERAR LA RUTA DE DIFERENCIACIÓN CELULAR

   Para este último trabajo, el equipo de Lin recolectó muestras de piel donadas de una familia que vivía en Nueva York, Estados Unidos. Tres niños de esta familia nacieron sin un funcionamiento completo de los genes ATF6. Los investigadores marcaron las células de la piel hacia atrás, en términos de desarrollo, para producir células madre pluripotentes inducidas (iPSCs), un tipo especial de célula que puede auto-renovarse, hacer más iPSCs y diferenciarse, especializándose en casi cualquier otro tipo de célula.

   Mientras tanto, los colaboradores del Instituto de Investigación Scripps examinaron millones de compuestos químicos, utilizando tecnología robótica para probar sus habilidades para activar ATF6. Encontraron diez compuestos que parecían prometedores y se los dieron al equipo de Lin para analizar las células madre. "No estábamos seguros de qué esperar --recuerda Lin--. Solo esperábamos que uno de estos compuestos tuviera algún tipo de efecto positivo".

   Es por eso que el equipo se sorprendió particularmente, según Lin, cuando vieron los efectos de uno de estos compuestos, conocido como AA147. El tratamiento con el compuesto AA147 no solo activó ATF6 en las células madre, sino que también alteró la ruta de diferenciación de las células. AA147 dirigió las células madre para desarrollarse principalmente en células endoteliales, que son esenciales para la formación de vasos sanguíneos.

   "Normalmente, las células madre se diferencian en muchos tipos de células diferentes y es difícil lograr que produzcan una buena cantidad de un tipo de célula específico", explica Lin. "Sin embargo, después del tratamiento con AA147, alrededor del 70 por ciento del cultivo se convirtió en células endoteliales que podían formar vasos sanguíneos. Esa es la forma más eficiente de producir vasos sanguíneos de forma experimental", añade.

   Lin advirtió que AA147 aún no es una "medicación de buena fe" por muchas razones. Primero, los efectos que vieron hasta ahora solo han sido replicados en células que crecen en un plato de laboratorio, usando altas concentraciones de AA147. Ahora, están desarrollando nuevas generaciones del compuesto que son más potentes en dosis más bajas. En última instancia, AA147, o alguna versión del mismo, necesitaría someterse a ensayos clínicos de seguridad y eficacia antes de poder ser utilizado potencialmente para tratar pacientes.

   Mientras tanto, apunta Lin, el estudio proporciona nueva información valiosa sobre el papel de ATF6 en el desarrollo humano y cómo su mal funcionamiento puede conducir a la ceguera.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.