Uno de cada tres pacientes alcohólicos presenta conductas violentas

Alcoholismo
PIXABAY - Archivo
Publicado 07/05/2018 17:48:22CET

   PAMPLONA, 7 May. (EUROPA PRESS) -

   Uno de cada tres pacientes alcohólicos atendidos en consulta tiene problemas para controlar conductas violentas, un porcentaje superior al encontrado entre la población en general.

   Esas personas alcohólicas que ejercen violencia coinciden, además, con aquellas que presentan mayor gravedad en su adicción, mayores alteraciones de personalidad y más sintomatología psicopatológica.

   Desde la perspectiva contraria, un 26,5% de pacientes alcohólicos es víctima de violencia física o sexual a lo largo de su vida, una cifra que también supera a la de la población general y en el que hay mayor presencia de mujeres víctimas de esos abusos.

   Estos son algunos de los resultados de la tesis doctoral leída en la Universidad Pública de Navarra (UPNA) por la psicóloga Sonia Esarte (Jaurrieta, Navarra, 1983), que confirman las cifras obtenidas en estudios previos de características similares, como que dos de cada tres pacientes consiguen el objetivo de abstinencia de alcohol tras el tratamiento.

   En su investigación, dirigida por los profesores del Departamento de Ciencias de la Salud Javier Fernández Montalvo y José Javier López Goñi, Sonia Esarte ha analizado el perfil de los pacientes alcohólicos, las características de sus reingresos terapéuticos y la eficacia del tratamiento ambulatorio para pacientes alcohólicos en el Centro de Atención Ambulatoria Aldatu, que lleva 20 años funcionando en Navarra gestionado por la Fundación Proyecto Hombre.

   Para ello, la investigadora ha evaluado una muestra compuesta por 151 pacientes adictos al alcohol (111 hombres y 40 mujeres) que reciben este tipo de tratamiento, consistente en una intervención cognitivo-conductual que se realiza en sesiones individuales y grupales, ha informado la UPNA en un comunicado.

   Según ha detallado, las personas alcohólicas estudiadas en la muestra son mayoritariamente hombres, con patrón de consumo diario, casados y con estudios primarios completados. En conjunto, presentan una importante prevalencia de enfermedad mental y de alteraciones de la personalidad, circunstancias que afectan negativamente al proceso terapéutico. La tasa de reingresos de los pacientes alcohólicos del estudio se sitúa en el 51%, una cifra superior a la encontrada en estudios similares.

EFECTIVIDAD DEL TRATAMIENTO

   Por lo que se refiere a la efectividad del programa evaluado, un 63,5% de los pacientes consiguen el objetivo de abstinencia de alcohol tras el tratamiento, un resultado que va en la línea de los obtenidos con otros tratamientos de este tipo (cognitivos-conductuales, que buscan la vinculación del pensamiento y la conducta).

   En este sentido, la tesis destaca la importancia del área familiar y social en la evolución del tratamiento. "Los pacientes que cuentan con un mejor apoyo familiar y social presentan una mayor probabilidad de conseguir el alta terapéutica, por lo que es preciso tener en cuenta este aspecto en el diseño de programas de intervención con alcohólicos", señala la autora de la tesis, que ha sido calificada son sobresaliente 'cum laude'.

   El alcoholismo sigue siendo, por detrás de los trastornos de ansiedad, el principal problema de salud mental a nivel internacional y, por consiguiente, acarrea múltiples consecuencias sanitarias, sociales y económicas. Si bien es cierto que se trata de un fenómeno muy estudiado, no se conoce todavía en profundidad, por lo que estudios como este aportan datos para diseñar nuevos tratamientos, han destacado desde la UPNA.

CURRÍCULUM DE LA INVESTIGADORA

   Sonia Esarte es licenciada en Psicología por la Universidad del País Vasco (2007), Máster en Psicopatología y Salud por la Universidad Nacional de Educación a Distancia-UNED (2010) y doctora en Psicología por la UPNA.

   Como investigadora, fue becaria en el proyecto del Departamento de Salud del Gobierno de Navarra 'Factores predictores de la adherencia y el abandono terapéutico en pacientes adictos a la cocaína' entre 2006 y 2008. También es autora de varios artículos sobre tratamiento de drogodependencias e integración posterior al tratamiento, y ha participado en varios congresos y jornadas nacionales.

   Desde 2008 hasta la actualidad, trabaja como psicóloga en el Centro de Atención Ambulatoria de Adicciones Aldatu de la Fundación Proyecto Hombre y es profesora asociada del Área de Psicología Evolutiva y de la Educación en el Departamento de Ciencias de la Salud de la UPNA.