Contador

La artritis reumatoide hoy: incurable pero tratable

Artritis
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / STOCKDEVIL
Actualizado 09/11/2017 10:31:36 CET

   MADRID, 9 Nov. (EDIZIONES) -

   La artritis, es decir, la inflamación de las articulaciones, constituye en realidad un grupo de enfermedades que se caracterizan por la presencia de inflamación en una o generalmente muchas articulaciones. Esta inflamación suele localizarse en la membrana sinovial (de ahí el termino sinovitis). De entre ellas, la que tiene mas importancia por su frecuencia e impacto socio-sanitario es la artritis reumatoide (AR).

   En una entrevista con Infosalus, el doctor Raimon Sanmartí, portavoz de la Sociedad Española de Reumatología y reumatólogo en Hospital Clínic de Barcelona, explica que los síntomas principales son dolor localizado en varias articulaciones, pero fundamentalmente en manos. A su vez apunta a la rigidez por la mañana de las articulaciones y a diversos grados de tumefacción de las mismas.

   "En el caso de la AR, la enfermedad es más frecuente en mujeres en la edad media de la vida. El diagnóstico es fundamentalmente clínico al observarse la inflamación de las articulaciones (poliartritis), aparte de que los síntomas persisten en el tiempo. Los reumatólogos nos ayudamos de pruebas de laboratorio y de unos tests inmunológicos en suero (factor reumatoide, anticuerpos contra péptidos citrulinados) para el diagnóstico también", añade.

   A su juicio, es muy importante que el diagnóstico se haga lo antes posible, durante las primeras semanas del inicio de los síntomas, con el objetivo de introducir un tratamiento eficaz para controlar la inflamación, y así evitar las deformidades articulares.

   El doctor Sanmartí precisa que el pronóstico varía de una paciente a otro, y siempre dependerá en parte de si se ha hecho un diagnóstico y un tratamiento precoz efectivo. "La AR cabe considerarla como una enfermedad grave, ahora incurable, pero perfectamente tratable con las estrategias de tratamiento actuales, y los fármacos antirreumáticos disponibles en la actualidad, que han cambiado el pronóstico de estos pacientes", subraya el reumatólogo.

CAUSAS DE LA ARTRITIS

   A pesar de los grandes avances de la medicina, el portavoz de la Sociedad Española de Reumatología lamenta que a día de hoy se sigue desconociendo la causa que genera la gran mayoría de artritis, incluída la AR.

   "Sabemos no obstante que existen factores genéticos implicados, sobretodo dentro del llamado 'complejo mayor de histocompatibilidad', aunque no debe considerarse como una enfermedad hereditaria ya que sólo un 3-5% de pacientes tienen familiares de primer grado afectos de la misma enfermedad", precisa el experto del Hospital Clínic de Barcelona.

   Eso sí, el especialista resalta que se sabe también que algunos agentes externos incrementan el riesgo de padecerla, tales como el tabaquismo. "Aunque su causa no se conozca exactamente sí se sabe cada vez vas cómo se produce el proceso de inflamación de las articulaciones y de la destrucción articular en el que participan mecanismos de naturaleza inmunológica", agrega.

CÓMO AFECTA A LA VIDA DIARIA

   En este contexto, el doctor Sanmartí señala que la AR puede afectar prácticamente a cualquier articulación del organismo, a excepción de las articulaciones vertebrales. Según indica, las más afectadas son las pequeñas articulaciones de manos y pies, pero también suelen aparecer inflamaciones en rodilla, caderas, hombros o codos.

   "Típicamente la afectación suele ser simétrica. En una primera fase predomina el dolor y la inflamación, pero en fases más avanzadas del proceso, y como consecuencia del proceso de la destrucción articular, se producen las deformidades que ocasionan una alteración de la función de dichas articulaciones muy marcada, a veces comportando dificultades para las actividades laborales o de la vida diaria", advierte el portavoz de la Sociedad Española de Reumatología.

   Asimismo, dice que en la AR se pueden afectar otros órganos además de las articulaciones. "Pueden aparecer las llamadas 'manifestaciones extraarticulares', las más frecuentes son los nódulos que aparecen debajo de la piel, pero también pueden afectarse los ojos, con el llamado 'síndrome seco', o el pulmón. "Es frecuente que muchos pacientes presenten también cierto grado de astenia (cansancio) o anemia. También es frecuente la atrofia muscular, y en ocasiones más raras, se pueden observar lesiones en nervios (polineuritis) o complicaciones como la amiloidosis", sentencia.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter