CONSEJOS PARA INCULCAR BUENOS HÁBITOS DE VIDA

Aprender a cuidar la salud desde pequeños

Padre e hijo montando en bicicleta
GETTY/NADEZHDA1906
Publicado 10/04/2016 7:53:40CET

   MADRID, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Muchas enfermedades pueden prevenirse o, al menos, retrasarse y controlarse con unos hábitos de vida saludables y, cuanto antes se adopten, mayores serán sus beneficios. De hecho, los expertos aseguran que esa cultura saludable debe iniciarse desde la infancia, etapa clave para moldear a los adultos sanos del mañana.

   La experta en formación y prevención sanitaria en la infancia Deanna Marie Mason, colaboradora de la Royal College of Nursing Publishing Company, reconoce que los hogares son el lugar principal a la hora empezar a aplicar pequeñas pautas y, por este motivo, nos ofrece cinco consejos para que los más pequeños aprendan a cuidarse desde edades tempranas y, de mayores, tengan prácticas más saludables y equilibradas.

   1. Las manos, lo primero. Como primera recomendación, y aunque pueda parecer muy básica, esta experta defiende un lavado adecuado de las manos. "Se trata de un pequeño gesto cotidiano que, sin embargo, puede evitar el desarrollo de infecciones intestinales debido a las bacterias que residen en las manos y otras con las que mantenemos contacto a lo largo del día", ha destacado.

   Por este motivo, Mason asegura que los niños deben aprender desde pequeños que hay que limpiarse las manos al menos antes de cada comida, utilizando jabón en la medida de lo posible y al estar fuera de casa, secarlas con un papel.

   2. Enseñarles a tener una sonrisa perfecta. Por otra parte, Mason recomienda prestar especial atención al cuidado de los dientes y asegura que desde el nacimiento de la primera pieza dental lo más recomendable es empezar a limpiar la boca con un cepillo o pañito adaptado al bebé.

   "Hacerle ver la importancia de cepillarse después de cada comida hará que asimile como propio el hábito y lo mantenga a lo largo de toda su vida", según esta experta, que reconoce que mantener la dentadura limpia no solo es importante para tener una sonrisa bonita sino también para una mejor salud bucodental, ya que la aparición de placas puede provocar serias infecciones.

   3. El agua como fuente de salud. Entre los consejos más básicos también se encuentra la hidratación y, en muchas ocasiones, muchos se preocupan porque los alimentos de los niños sean saludables dejando de lado la ingesta de líquidos. Lo más recomendable es ofrecerles agua, leche desnatada o semi-desnatada y zumos de fruta naturales, "intentando olvidar los refrescos o bebidas más azucaradas", ha apuntado.

   4. Somos lo que comemos. Aunque muchas veces cuesta que los niños se animen a comer frutas y verduras, Mason insiste en que son alimentos "claves en su desarrollo". Así, aconseja a los padres prestar atención también al menú diario, incluyendo los que tienen en los comedores, para elegir aquellos alimentos que aportan nutrientes y vitaminas que protegen la salud de los pequeños.

5. En forma, y no en el sofá. Finalmente, para conseguir que los niños obtengan un desarrollo lo más completo posible, esta experta también defiende la necesidad de practicar deporte. "Para conseguir que los más pequeños crezcan de la manera más saludable posible, se calcula que deberían realizar una actividad física diaria de unos 60 minutos", ha defendido, reconociendo que esa hora no tiene que ser deporte puro y duro, ya que "con jugar, por ejemplo, al 'pilla-pilla' los pequeños se mueven consiguiendo una gran actividad", ha explicado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter