Podría jugar un papel importante en la prevención de la enfermedad

La actividad física habitual en pacientes con EPOC reduciría hasta un 40% el riesgo de hospitalización y mortalidad

Publicado 24/03/2015 17:33:51CET

MADRID, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

La actividad física habitual en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) reduciría hasta un 40 por ciento el riesgo de hospitalización y mortalidad, según ha mostrado un estudio que, además, señala que también jugaría un papel importante en la prevención de la enfermedad.

"El mecanismo por el que el ejercicio es beneficioso y mejora la calidad de vida de estos pacientes es el mismo que en la población general: mejoría de la función cardiaca y muscular, aumento del consumo de oxígeno y disminución de la inflamación de los pulmones, además de la potenciación del sistema inmunológico y la mejora de la autoestima y el humor", ha explicado la neumóloga del Hospital La Plana (Villareal), Patricia García Sidro.

Sin embargo, estas personas muestran una clara tendencia al sedentarismo, lo que les predispone a una mayor obstrucción bronquial y dificultad para respirar. Y es que, un tercio de ellos son inactivos y sólo un 30 por ciento de ellos desarrolla un gasto energético suficiente para obtener los beneficios del ejercicio sobre la salud y disminuir el riesgo de empeoramiento de la enfermedad.

"Saber realmente a qué se debe su escasa actividad física es complejo ya que probablemente implique la interacción de varios factores tanto de la propia enfermedad, como es el grado de obstrucción y el atrapamiento aéreo, que contribuyen a la aparición de la disnea o sensación de falta de aire como psicosociales, culturales o de otras enfermedades asociadas", ha apostillado García Sidro.

LOS PACIENTES NO SABEN LOS BENEFICIOS DEL EJERCICIO

Dicho esto, la neumóloga ha apuntado a la falta de información de los pacientes con EPOC acerca de los beneficios de la actividad física sobre su función pulmonar y subraya que la tendencia general es limitar sus actividades, muchas veces por miedo a empeorar o a incrementar los síntomas relacionados con el esfuerzo.

"Debería ser obligación de todo personal sanitario promover un buen estado de salud, y eso incluye indudablemente potenciar el ejercicio físico diario", ha recalcado García Sidro.

Finalmente, la doctora ha recomendado caminar o bien realizar ejercicio con bicicleta estática (o pedalear) durante al menos 30 minutos, descansando todas las veces que sea necesario y/o utilizando medicación de rescate. Todo ello, combinado con ejercicios de brazos con pesas o cintas elásticas.

Otra opción que ha aconsejado es apuntarse a un gimnasio bajo la supervisión de personal cualificado o practicar natación, o hinchar globos dado que, según ha asegurado, es una práctica beneficiosa para mejorar la función pulmonar.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter