El abuso de esteroides anabólicos puede dañar el corazón

Vigorexia, musculos, hombre musculado
PIXABAY
Publicado 23/05/2017 8:20:38CET

   MADRID, 23 May. (EUROPA PRESS) -

   El uso prolongado de esteroides anabólicos y androgénicos puede reducir la capacidad del corazón para bombear sangre por todo el cuerpo, según una nueva investigación que se publica en la revista 'Circulation' de la Asociación Americana del Corazón. Además, su uso prolongado daña la capacidad del músculo cardiaco para relajarse y puede causar una enfermedad aterosclerótica de las arterias coronarias.

   Los esteroides anabólicos androgénicos imitan la testosterona natural, una hormona que promueve las características sexuales masculinas. Como su uso ilícito se generalizó en la población general estadounidense en la década de 1980, estos usuarios están alcanzando ahora la edad media y los efectos adversos a largo plazo son cada vez más evidentes.

   Los investigadores llevaron a cabo un estudio observacional de 140 halterofilistas: 86 que usaron esteroides anabólicos y 54 que no los consumieron. De los usuarios, 58 seguían con el fármaco y 28 estaban sin él durante las evaluaciones. Los usuarios que ya no los tomaban los habían estado consumiendo 15 meses antes de estas evaluaciones. Los usuarios de esteroides anabólicos mostraron mayores índices de masa sin grasa corporal y grasa, consistentes con los efectos conocidos de los esteroides anabólicos.

VENTRÍCULO IZQUIERDO DEL CORAZÓN DEBILITADO

   Usando imágenes de ultrasonido bidimensional, los científicos encontraron que el ventrículo izquierdo, la principal cámara de bombeo del corazón, era significativamente más débil durante la contracción (función sistólica) en los que tomaban esteroides anabólicos en comparación con los que no consumían esteroides.

   El 71 por ciento de los usuarios de esteroides anabólicos que seguían con el medicamento en el momento de la evaluación presentaban una capacidad baja de bombeo (menos del 52 por ciento), mientras que los consumidores del medicamento tenían una capacidad de bombeo en gran parte normal. En contraste, los investigadores encontraron que sólo dos de los no usuarios tenían reducida la capacidad de bombeo.

   La función diastólica, que es cuando el ventrículo izquierdo se relaja y se llena de sangre, se vio afectada tanto en los usuarios del medicamento como por los que ya no lo tomaban. Los investigadores consideran que esto sugiere un problema cardiaco más permanente.

   "En comparación con los no usuarios, los que tomaban esteroides anabólicos mostraron tanto una mayor presión arterial sistólica y diastólica, así como una mayor prevalencia de los niveles de colesterol malo (LDL) en su sangre", señala Aaron Baggish, coautor principal y director asociado del programa de rendimiento cardiovascular en el Hospital General de Massachusetts, en Boston.

   Además de documentar las deficiencias en la función cardiaca, los investigadores utilizaron tomografías computarizadas coronarias para examinar el posible vínculo entre el uso de esteroides anabólicos y la enfermedad coronaria. Esta parte del estudio reveló fuertes asociaciones entre la duración a lo largo de la vida del uso ilícito de esteroides anabólicos y la cantidad de acumulación de placa en las arterias coronarias.

   "Este hallazgo pone el uso ilícito de esteroides anabólicos en la lista de factores que los médicos deben considerar al cuidar a los hombres con enfermedad prematura de las arterias coronarias", dice Baggish. Los investigadores señalan que se estima que entre 2,9 millones y 4 millones de estadounidenses han usado esteroides anabólicos. Alrededor de un millón de ellos, casi todos los cuales son hombres, han desarrollado dependencia a los esteroides anabólicos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter