El abuso de alcohol de joven pone en riesgo a la descendencia

Botellón, recurso
HOSPITAL RUBER JUAN BRAVO - Archivo
Publicado 21/06/2018 8:07:43CET

MADRID, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un modelo de rata reveló que el consumo excesivo de alcohol antes de la concepción puede tener consecuencias negativas en el crecimiento de la descendencia futura, las interacciones sociales y el desarrollo puberal, según un nuevo estudio publicado en 'Journal of the Endocrine Society' de la Sociedad de Endocrinología.

El consumo excesivo de alcohol durante el desarrollo del adolescente puede tener efectos duraderos en el cerebro y datos recientes muestran que estos efectos pueden afectar directamente a la descendencia de la primera generación. Estas observaciones podrían tener consecuencias para la salud humana, ya que más de 4,5 millones de estadounidenses menores de 21 años informan haber incurrido en el abuso de alcohol.

"Nuestro estudio en animales demuestra que beber grandes cantidades de alcohol hasta la borrachera antes del embarazo puede afectar a la descendencia futura", dice el autor principal del estudio, Toni Pak, de la 'Loyola University Chicago', en Maywood, Illinois, Estados Unidos.

Y añade: "Esto es así para las conductas de ambos padres, no solo la madre. Nuestros datos previos respaldan la idea de que el alcohol afecta al esperma y los óvulos parentales para inducir estas modificaciones en la descendencia, pero este trabajo más reciente muestra el alcance de esos efectos en el comportamiento social, la maduración durante la pubertad y las hormonas del estrés a medida que la descendencia crece hasta la edad adulta".

Los investigadores encontraron que un modelo de ratas de consumo excesivo de alcohol durante la pubertad tuvo varias consecuencias para la descendencia de los animales, incluyendo un menor peso corporal, menos comportamientos de juego y una disminución de la testosterona circulante. Además, los padres no transmitieron a la descendencia ningún rasgo adaptativo que les permitiera tolerar mejor el alcohol.

"Al comprender mejor qué comportamientos previos a la paternidad de los padres afectan a las generaciones futuras, podemos hacer más por evitar su perpetuación", concluye Pak.