El 75% de los fallecidos por ahogamientos en medio acuático son hombres y el 41% mayores de 65 años

Una playa española
FLICKR
Publicado 04/07/2018 11:21:42CET

MADRID, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

En 2016 fallecieron en España 439 personas por ahogamiento, 344 hombres y 95 mujeres, el 41,7% de los fallecidos por ahogamiento tenían 65 años o más, mientras que 5 menores de 10 años fallecieron en piscinas, según los datos del Ministerio de Sanidad, que ha lanzado este miércoles las recomendaciones para prevenir ahogamientos de cara a la época estival.

La principal causa de fallecimiento fueron los ahogamientos por sumersión accidental, 439 casos de los 458, 9 casos más que el año anterior. Además, de los 19 casos restantes, 15 corresponden a accidentes ocurridos en medios acuáticos relacionados con medios de transporte por agua (embarcaciones, motos etc.), otros 2 fallecieron por un traumatismo causado por una zambullida y de los 2 restantes ahogados no se conocen las causas.

Además, 24 fallecidos (18 chicos, 6 chicas) eran niños y jóvenes menores de 20 años (19 fallecidos menos que el año anterior). De ellos, más de la mitad eran niños y niñas menores de 10 años (15 fallecidos: 9 niños y 6 niñas).

Sobre el lugar donde se ahogaron hay 23 personas que fallecieron en una piscina, 4 de ellos por una caída y posterior ahogamiento en ella. 5 de los fallecidos en una piscina eran niños menores de 10 años. En aguas naturales (playas, ríos, pantanos, etc.,) fueron 173 personas las que fallecieron por ahogamiento (141 hombres y 32 mujeres). Aproximadamente la mitad de los fallecidos en aguas naturales, 85 personas, eran mayores de 60 años.

567 PERSONAS HOSPITALIZADAS, 33 MENOS QUE EN 2015

Además de los ahogamientos, todos los años se producen casos de traumatismos craneoencefálicos y lesiones medulares, generalmente provocadas por imprudencias, como tratar de zambullirse desde gran altura. En ocasiones, además, el consumo de alcohol u otras sustancias está asociado a estos comportamientos.

En estos casos, las personas pueden ser ingresadas en centros hospitalarios por lesiones derivadas de estos accidentes, o por los denominados cuasiahogamientos. Así, en 2016 un total de 567 personas (33 menos que el año anterior que fueron 600) fueron hospitalizadas en relación con un ahogamiento no fatal, de ellas 217 eran personas de 65 y más años y 195 eran menores de edad y, de estos, 158 eran niños menores de 10 años. En relación a las causas, en 77 casos se produjeron por saltar o tirarse de cabeza al agua y, de estos, 24 de ellos eran niños menores de 10 años.

ALGUNAS RECOMENDACIONES

Como todos los años, el Ministerio lanza una serie de recomendaciones como asegurarse de que la piscina cuenta con las adecuadas medidas de seguridad como (socorrista, cercado perimetral) para que sus hijos pequeños no pueden acceder libremente; o que la vigilancia de los niños menores es responsabilidad de los tutores o padres.

Recuerda que hay que vigilar a los menores en todo momento cuando estén en el agua o jugando cerca de ella, y no delegue esta responsabilidad en un niño más mayor; si no sabe nadar o no nada bien utilice un chaleco salvavidas para bañarse o practicar un deporte acuático. Los flotadores hinchables no son recomendables.

En la playa recuerda que hay que respetar el significado de las banderas; bañarse en playas con vigilancia y respete siempre las indicaciones de los socorristas; y no sobreestimar su condición física ni su capacidad para nadar.

En el mar, si se encuentra cansado o tiene dificultad para volver, nade de espaldas moviendo las piernas solamente hasta llegar cerca de la orilla. Y recuerda que en zonas donde esté prohibido el baño no se puede bañar nadie.

También recuerda que el consumo de alcohol antes del baño disminuye la capacidad de reacción ante un peligro y puede propiciar conductas que pueden poner en riesgo nuestra salud; que bañarse de noche es muy peligroso; que tirarse de cabeza desde una gran altura, en lugares de poca profundidad o sin conocer si existe algún obstáculo en el fondo puede producir lesiones muy graves; y que hay que salir del agua al primer signo de cansancio o frío.