Un 73% de las personas que se tratan en el Proyecto Hombre tiene trabajo a jornada completa

MADRID, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -
Actualizado 18/04/2018 17:46:31 CET

Un 73% de las personas que acceden a tratamiento en el Proyecto Hombre tiene trabajo a jornada completa frente al 18% de los que estaban en paro o realizando tareas del hogar, según ha explicado Luis Bononato, presidente de la Asociación de Proyecto Hombre en la presentación del programa y la campaña de intervención laboral de la misma.

La campaña, llamada 'Empresa S.A. Una empresa que es cualquier empresa' se centra en la prevención y el tratamiento de consumo de alcohol y otras drogas en el ámbito laboral. Tiene el objetivo de crear "empresas con hábitos de vida saludables", según el presidente de la ONG. Repercutirá, en última instancia, en el ámbito familiar y comunitario. En este sentido, la intervención temprana resulta beneficiosa para evitar "mal clima laboral, frustración o trabajos de peor calidad".

La participación del Proyecto Hombre en esta problemática es, junto con la de la empresa, "humanizadora", según el presidente de la Comisión Laboral de la ONG, David García. "Deja aparte la parte sancionadora y punitiva: pretende ser generadora de salud", ha apuntado.

García también ha matizado que la iniciativa de la ONG se centra en consumo y no adicción, pues "cualquier consumo aunque sea puntual puede tener consecuencias importantes no sólo para el consumidor, sino para todos los que le rodean". No obstante, "antes de que se presente un problema de dependencia el trabajador puede estar viviendo algunos problemas, como retrasos, derivados del consumo abusivo de sustancias", ha añadido.

CONSUMO "NORMALIZADO"

En este contexto, el presidente de la Comisión Laboral de la ONG ha destacado que el consumo de alcohol en la sociedad está "tan normalizado que apenas se percibe como un potencial problema". De hecho, el perfil del consumidor de estas sustancias en el trabajo es el de un varón de entre 30 y 40 años que está "ntegrado en la sociedad y no al margen" de la misma, según ha explicado.

El consumo de alcohol y drogas en el trabajo tiene múltiples factores de riesgo. Destacan los relacionados con la propia persona que consume, como la frustración o los conflictos familiares o interpersonales y los que tienen que ver con las condiciones de trabajo, como el estrés o jornadas de trabajo largas.

Las consecuencias de este hábito son diversas. Por ejemplo, una de cada cuatro víctimas de accidentes laborales están relacionadas con el consumo de sustancias, según la Organización Internacional del Trabajo. Según el mismo organismo, las personas con problemas de consumo de alcohol y drogas presentan un absentismo laboral entre dos y tres veces mayor que el resto, una media de 45 días al año.

El proyecto cuenta con 62 entidades, tanto privadas como públicas, que ya están recibiendo formación y asesoramiento en esta materia. "Las empresas deben perder el miedo a afrontar este problema porque es grave a la larga", ha insistido García.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.