Ola de calor

El 70% de los casos de golpes de calor pueden acabar en fallecimiento

Desmayo, desamayado, síncope, caída, inconsciente
GETTY/KATARZYNABIALASIEWICZ
Publicado 12/07/2017 15:16:33CET

   MADRID, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El jefe del Servicio de Cuidados Intensivos de Hospital Universitario HLA Moncloa, Juan José Oñoro Cañaveral, ha avisado de que el 70 por ciento de los casos severos de golpes de calor pueden derivar en fallecimiento, por lo que ha destacado la importancia de atender a síntomas como sequedad, calor y enrojecimiento de la piel, dolor de cabeza intenso, náuseas y vómitos, confusión, pérdida de conciencia, debilidad, agitación, convulsiones o síncopes.

   En concreto, el golpe de calor es la consecuencia de las altas temperaturas sobre el organismo, que provoca que el cuerpo supere sus propios mecanismos de regulación y que sea incapaz de mantener un nivel adecuado de temperatura, pudiendo superar los 40 grados centígrados.

    "En los casos de golpe de calor caso se debe actuar rápidamente e intentar bajar la temperatura del cuerpo* con hielo o un baño en agua helada, ofrecer agua fresca y poner al paciente en lugar refrigerado y ventilado", ha añadido el intensivista.

   Las franjas de edad más susceptibles suelen ser los recién nacidos, los niños y ancianos, porque sus mecanismos de regulación de la temperatura corporal son menos eficaces, y además, casi siempre, dependen de terceras personas para hidratarse. "Estos no suelen tener sensación de sed hasta que la deshidratación está bastante avanzada, por eso es muy importante ofrecerles agua constantemente e instarlos a beber aunque no les apetezca", ha añadido.

   Por otra parte, las personas mayores con enfermedades neurodegenerativas como la demencia en una situación avanzada, en ocasiones se niegan a comer y beber y es preciso recurrir a la asistencia especializada para evitar esta deshidratación.

   Además, el consumo de alcohol, la presencia de enfermedades crónicas como las renales, pulmonares y cardiovasculares, la obesidad o la desnutrición, medicación a base de diuréticos, antinflamatorios no esteroideos, antidiabéticos, antihipertensivos son otros posibles factores que pueden favorecer la aparición del golpe de calor.

   "A pesar de estos factores de riesgo añadidos, todos podemos ser susceptibles de sufrir un accidente de este tipo, y para prevenirlo, además de asegurar una hidratación abundante con al menos 1,5 litros de agua al día, el consumo de frutas y verduras de temporada, ya que tienen una gran cantidad de agua, lo que ayuda a mantener una hidratación óptima y cubrir las necesidades del organismo, de un modo asequible económicamente y más fácil de encontrar en cualquier establecimiento", ha aconsejado el experto.

EVITAR LA HORA PUNTA

   Dicho esto, el doctor ha recomendado evitar en la medida de lo posible las altas temperaturas, es decir, resguardarse en las horas centrales del día, vestir ropa ligera de algodón y de colores claros que favorezca la transpiración, y proteger la cabeza.

   A pesar de cumplir estas advertencias, también hay que seguir una serie de consejos en sitios cerrados, como mantener una buena ventilación, y recurrir el aire acondicionado o al ventilador para hacer disminuir la temperatura dentro del hogar si fuera preciso.

   Ahora bien, el doctor ha comentado que aunque en verano se soportan temperaturas muy altas, no se debe tomar esto como excusa para no hacer ejercicio, ya que la actividad física es necesaria para llevar un estilo de vida saludable. Por ello, ha asegurado que esta época es perfecta para realizar deportes acuáticos, como natación, surf, piragüismo, buceo o windsurf, entre otros.

   Pero para los que decidan continuar haciendo su deporte habitual, deben de evitar hacerlo entre las 12.00 y las 16.00 horas o en días muy calurosos, siempre es mejor practicarlo a primera hora de la mañana o una vez caída la tarde, tras las 19 horas. Todo ello sin olvidar la hidratación regular, y una manera más divertida de hacerlo es optar por bebidas y helados caseros hechos a base de fruta.

   "Durante la realización de ejercicio, la ropa cómoda, transpirable o de algodón, de colores claros y tejido ligero y fresco, es indispensable, además de la cremas protectoras media hora antes de la exposición al sol. Ante el mínimo síntoma de golpe de calor, se debe resguardar en un lugar fresco, a la sombra, y bajar la temperatura de la cabeza y el cuerpo con un poco de agua", ha zanjado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter