El 56% de los diabéticos en España no tienen un nivel óptimo control glucémico

Prueba de la glucosa, diabetes, glucómetro
OMS
Publicado 20/02/2017 13:57:13CET

   MADRID, 20 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El 56 por ciento de los diabéticos en España no tienen un nivel óptimo control glucémico, lo que produce un impacto en la calidad de vida y en los costes socio sanitarios que lleva asociados este problema.

   "Es importante conseguir un adecuado control metabólico para evitar complicaciones crónicas a largo plazo, sin causar interacciones con el tratamiento y permitiendo una vida normal a la persona con diabetes", ha advertido el jefe del Departamento de Endocrinología y Nutrición de los Hospitales Quirón Salud Pozuelos, Ruber Juan Bravo y San José, el doctor Esteban Jódar, durante la cuarta edición del Diabetes Experience Day.

   "Un buen control glucémico reduce el riesgo de complicaciones asociadas a la diabetes y mejora la calidad de vida", ha indicado el doctor Jódar. En concreto, una reducción del 1 por ciento de la hemoglobina glicosilada significa reducir en un 37 por ciento las complicaciones microvasculares, el 21% el riesgo de muerte asociado con la diabetes y un 14 por ciento la posibilidad de sufrir un infarto de miocardio.

   El umbral óptimo general de HbA1c es del 7 por ciento, pero debe individualizarse según las características de cada persona con diabetes, "lo que es bueno para unos, puede ser perjudicial para otros", ha indicado el especialista.

   A pesar de estos datos, tanto los profesionales sanitarios como las personas con diabetes se encuentran con barreras a la hora de intensificar el tratamiento con insulina para alcanzar un adecuado control glucémico, preocupación por el aumento de peso, el miedo a las hipoglucemias y la complejidad de las pautas de tratamiento.

CONTROL DEL AZÚCAR EN SANGRE

   Conseguir controlar los niveles de azúcar en sangre depende de factores como los hábitos de vida, la medicación, la existencia de complicaciones y el propio curso de la enfermedad que puede hacer más complejo el tratamiento.

   "Depender de insulina externa al organismo complica más el control y origina un mayor riesgo de que se produzcan desde el mismo momento del diagnóstico de la diabetes tipo 1, mientras que en el caso de la diabetes tipo 2 el riesgo de producirse es a más largo plazo". De hecho, el 75,5 por ciento de los médicos tratarían la diabetes de sus pacientes de una forma más intensa si no hubiera tanta preocupación de experimentar episodios hipoglucémicos.

   "La obesidad también complica el manejo de la diabetes, aunque con peculiaridades. Por ejemplo, si bien es un problema que acompaña al diagnóstico y complica el manejo de la diabetes tipo 2, suele ser común que aparezca tras años de tratamiento intensivo en la diabetes de tipo 2", ha añadido.

   Además, con frecuencia las personas con diabetes no se administran la dosis de insulina o no lo hacen de acuerdo a lo que se les ha prescrito. "Barreras que, junto a la falta de flexibilidad del tratamiento en algunas ocasiones y la necesidad de controlar todo lo que se come, impiden una buena adherencia al tratamiento", ha asegurado el doctor Jódar.

   Una situación que conduce a que al 28 por ciento de las personas con diabetes les es difícil administrarse la insulina a las horas prescritas o con las comidas, mientras que el 22 por ciento planifican sus actividades diarias condicionadas por el horario de administración de su insulina.

    Cuando el paciente que utiliza insulina no alcanza los objetivos terapéuticos llega la etapa de intensificación de su tratamiento e "intensificar el tratamiento puede suponer aumentar la dosis de insulina pero, más frecuentemente es iniciar una terapia adicional al tratamiento que la persona con diabetes tiene hasta ese momento. Y, en general, el aumento de la dosis de insulina se ve limitado por el riesgo de causar hipoglucemias".

   Según este experto, es importante buscar alternativas de tratamiento adaptadas a la vida de cada paciente de forma que se alcance un control glucémico eficaz que mejore su calidad de vida. En este sentido, ha asegurado que "el arsenal terapéutico para tratar la diabetes ha crecido notablemente y, especialmente para las personas con diabetes de tipo 2, disponemos de muy buenas opciones que ayudan a limitar los problemas para un adecuado control de la glucemia".

   Además, el doctor Jódar ha destacado la necesidad de invertir más tiempo en la educación del paciente. "Es una labor de todos, profesionales y personas con diabetes, mejorar la adherencia a los tratamientos, y para esto debemos emplear más tiempo en explicar los beneficios y cómo lograrlos", ha concluido.

Puede cambiar de noticia usando las flechas del teclado (← →)
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter