Estudio en mujeres sanas

Yoga durante el embarazo, ¿perjudica al bebé?

Embarazo, embarazada
YARRUTA/GETTY
Actualizado 28/12/2015 13:55:20 CET

   MADRID, 28 Dic. (Reuters/EP) -

   No hay ninguna duda sobre los beneficios del ejercicio durante el embarazo, tanto para el feto como para la madre, sin embargo existe controversia respecto a qué deportes pueden ser más aconsejables durante el embarazo. Este es el caso del yoga, una práctica cada vez más extendida entre las embarazadas a las que se recomienda precaución a la hora de realizar ciertas posturas.

   Investigadores del Jersey Shore University Medical Center, en colaboración con el Hospital de Niños Kosair Especialistas en Ginecología en Louisville, Kentucky, en Estados Unidos, han evaluado en un pequeño estudio qué posturas pueden perjudicar al bebé. Así han descubierto que muchos de estos movimientos no son un problema al final del embarazo.

    La investigación admite que el yoga tiene muchos beneficios para las embarazadas, como mantener la flexibilidad y el tono muscular, además ayuda a mejorar las técnicas de respiración que pueden ser útiles durante el parto. Sin embargo, al final del embarazo las mujeres suelen ser advertidas contra posturas que les obligan a poner el peso del bebé sobre sus espaldas, como 'la postura del bebé feliz' o la 'postura del cadáver', y las inversiones, tales como la postura 'perro boca abajo', que podría reducir la circulación al feto y contribuir a un aumento de la frecuencia cardíaca fetal.

   Para ver si está justificada la precaución en las embarazadas, investigadores monitorizaron la frecuencia cardíaca fetal a un grupo de 25 mujeres sanas durante las últimas semanas de embarazo en el desarrollo de 26 posturas comunes de yoga.

   La frecuencia cardíaca fetal se mantuvo normal en todas las posturas, y ninguna de las mujeres informó de una disminución del movimiento fetal, contracciones, pérdida de líquido o sangrado vaginal en las 24 horas después de sus sesiones de yoga, según muestra el estudio publicado en la revista 'Obstetrics and Gynecology'.

   "Aunque se trata de un estudio preliminar, encontré que no había cambios adversos en el bienestar de la madre o del feto en las 26 poses estudiadas", ha señalado la autora principal Rachael Polis. "Posturas sospechosos de estar contraindicadas - por ejemplo, perro boca abajo, la pose de niño, bebé feliz y actitud del cadáver - fueron también bien toleradas", ha añadido.

   Ninguna de las mujeres en el estudio tenían antecedentes de hipertensión arterial u otras complicaciones durante el embarazo, y ninguna tenía contraindicado evitar el ejercicio. Las mujeres estaban cerca del final de su tercer trimestre, aproximadamente se encontraban entre las 35 y las 37 semanas de embarazo. Diez de las 25 participantes hicieron yoga con regularidad, mientras que ocho estaban familiarizadas con el yoga y el siete nunca lo habían hecho antes.

   Cada mujer completó una sesión de yoga con un instructor certificado, con un obstetra y un médico residente en la habitación. Tenían pruebas de resistencia antes de realizar las posturas. Dado el tamaño de su vientre, no hicieron ninguna posturas de yoga llevara el peso del bebé a sus estómagos. También evitaron posturas que les pudieran provocar caídas u otras lesiones, y se las dejaba modificar poses usando bloques, sillas o la pared para apoyarse.

Los investigadores reconocen que las mujeres del estudio eran por lo general de un peso normal y saludable, mientras que más de la mitad de las mujeres embarazadas tienden a tener sobrepeso u obesidad. Además, las sesiones de yoga pudieron no coincidir con la duración o intensidad de una clase típica de yoga.

   También es posible que haya poses que puedan causar problemas durante el embarazo que no están recogidas en el estudio, ha señalado Kathryn Curtis, investigador de la Universidad de York en Toronto, que no participó en el estudio. "Animo a las mujeres embarazadas a buscar clases especializados de yoga prenatal", ha añadido.

   En otro estudio publicado en la revista 'American Journal of Obstetrics and Gynecology', 52 mujeres embarazadas que nunca habían intentado hacer yoga fueron asignadas al azar a participar en una clase de yoga de una hora y una sola vez, o asistir a una presentación en PowerPoint horas sobre el ejercicio, la nutrición y la obesidad en el embarazo.

   En este estudio tampoco no hubo ningún cambio significativo en el flujo sanguíneo fetal inmediatamente después de las mamás hicieron yoga, según el doctor Shilpa Babbar de la Universidad de Missouri en Kansas City y colegas. "El yoga puede ser recomendada para mujeres de bajo riesgo al comienzo del embarazo" concluye el equipo de Babbar.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.