Conoce su mecanismo de actuación

¿Puedo utilizar el DIU?

Diu, método anticonceptivo
Foto: GETTY//SPIKE MAFFORD
Actualizado 02/10/2014 9:52:06 CET

MADRID, 2 Oct. (Infosalus/EP) -

   Su uso se extendió en los años sesenta y desde entonces se han desarrollado modelos de formas y materiales diversos como plata, seda, oro o plástico. En España el uso del DIU no está muy extendido, sólo el 5% de las españolas lo emplean cuando en el mundo se calcula que hay 160 millones de usuarias, de ellas cerca de 100 millones en China.

   Según explica a Infosalus la doctora Tania Errasti del departamento de Ginecología de la Clínica Universidad de Navarra, el DIU consiste en un dispositivo en forma de T o de ánfora invertida que se coloca en la cavidad uterina con un tallo vertical hacia el cuello del útero de donde cuelgan unos hilos para poder extraerlo.

   DIU es un acrónimo que significa dispositivo intrauterino. Sus orígenes se remontan a 1902, cuando el doctor Carl Hollweg diseñó en Alemania un pesario con una extensión hacia la cavidad uterina con el objetivo de evitar el embarazo. Más adelante, Richard Ritcher, Ernst Gräfenberg y Taneri Takeo Ota hicieron nuevos diseños en forma de anillos o espirales.

   La doctora Errasti señala que todos los DIU generan una reacción inflamatoria en el endometrio con modificaciones celulares y bioquímicas que interfieren en el transporte espermático y en la implantación del embrión si se ha producido la fecundación.

   En general, la doctora aclara que las mujeres en quienes se dan menos complicaciones y por tanto son más aptas para utilizar este método anticonceptivo son aquellas que ya han tenido algún parto, un útero de tamaño normal sin anomalías, con una edad reproductiva avanzada pero que no desean anular sus posibilidades reproductivas en el futuro.

   El DIU es un método temporal, reversible y no definitivo. Existen los DIU inertes o no medicados y los medicados. Actualmente la mayoría de los comercializados son medicados, de cobre o con gestágenos (levonorgestrel o progesterona).

¿QUÉ TIPO ELEGIR?

   El DIU no protege frente a las infecciones de transmisión sexual ni del virus del SIDA por lo que no debe ser utilizado por mujeres bajo riesgo. La doctora señala que hay que tener también en cuenta que hay mujeres que de forma habitual toleran mal los DIU por presentar dolor.

   Según apunta Errasti, la elección del tipo de DIU depende del deseo de la mujer, sus antecedentes, el tamaño del útero y las posibilidades económicas ya que los hay de distinto precio.

   En el caso de aquellas mujeres con regla abundante y que deseen limitarla podría ser una buena opción los DIU liberadores de levonorgestrel, aunque son más caros que los más sencillos de cobre. En este sentido, también hay que saber que los DIU no liberadores de gestágenos producen un aumento importante de la cantidad de la regla.

   Si la cavidad uterina es más bien pequeña se pueden elegir DIUs de menor tamaño. Y si la mujer es alérgica al cobre, no debería insertarse uno de este material.

* DIU de cobre: tienen un mecanismo de acción igual a los DIU no medicados pero parecen ser más eficaces debido a que el cobre es más tóxico para los espermatozoides. A más concentración de cobre mayor eficacia anticonceptiva.

Este tipo de DIU también se puede utilizar como anticoncepción mecánica de emergencia con la inserción del DIU después de la relación no protegida generalmente cuando han pasado las horas de seguridad para una anticoncepción hormonal oral de emergencia. En este caso, su mecanismo de acción previene la implantación del embrión.

* DIU liberadores de gestágenos: además de la reacción inflamatoria en el endometrio producen una transformación hormonal atrofiante, y alteran la secreción de moco cervical haciéndolo poco permeable a los espermatozoides. Este DIU hormonal no está pensado para alterar la función de los ovarios, pero no puede excluirse cierta acción sobre los folículos.

Los DIU de cobre tienen una duración de 5 a 7 años y los que liberan gestágenos de 7 a 10 años. La eficacia del DIU depende del tipo empleado, la experiencia del médico que lo inserta y las características individuales de cada paciente.

La tasa acumulada de embarazo intrauterino con el DIU de cobre de 380 mm2 (el de mayor cantidad) es de 0,6 a 1,5 embarazos por 100 mujeres y año a lo largo de siete años de uso. El DIU liberador de levonorgestrel es más eficaz, reduciendo la tasa de embarazo hasta 0,1-0,2 por 100 mujeres y año. En cambio otros DIU con menor concentración de cobre pueden tener una tasa de embarazo de hasta el 2% al año.

RECOMENDACIONES PARA SU USO

* Antes de insertar el DIU es necesario asegurar que la mujer no está embarazada y que no existe una infección vaginal. Conviene descartar miomas submucosos y malformaciones uterinas.

* Es el médico quien inserta el DIU (cada dispositivo tiene su propio método) en los últimos días de la regla y en la consulta después de limpiar la vagina y el cérvix con un antiséptico. Se pinza el cérvix y se mide la longitud del útero antes de la inserción.

* En los días posteriores la mujer debe estar especialmente atenta ante la posibilidad de perder el DIU ya que éste se puede 'expulsar'. El médico debe hacer un control pasados unos dos o tres meses y se debe animar a la mujer a verificar periódicamente su permanencia por palpación de los hilos en la vagina.

* Conviene evitar infecciones vaginales derivadas de las relaciones con distintas parejas y en caso de presentar dolor en el bajo vientre, fiebre y secreción vaginal mucopurulenta, acudir al ginecólogo para descartar una infección.

CUÁNDO NO UTILIZARLO

El DIU se contraindica en mujeres con riesgo de endocarditis, en las portadoras de prótesis valvulares y en quienes han pasado por un trasplante cardiaco. Los de cobre se contraindican también en el caso de tomar fármacos anticoagulantes o padecer trastornos de la coagulación, en las alérgicas al cobre y enquienes padecen enfermedad de Wilson.

No son buenas candidatas tampoco las mujeres que tienen alguna malformación uterina o una estenosis cervical que dificulta su inserción, las que tienen miomas submucosos o cavidades uterinas pequeñas. Se pierde eficacia anticonceptiva cuando el DIU es más pequeño que la cavidad uterina o está desplazado por malformaciones o miomas.

Errasti añade que la utilización del DIU también puede crear complicaciones. Las más frecuentes son las infecciones derivadas de la inserción cuando hay infección vaginal no identificada y no tratada o fuera del momento de la inserción. También se han descrito perforaciones uterinas durante la inserción o migraciones del DIU por desplazamiento o su expulsión.

La doctora señala que existe una bacteria que coloniza los DIU, el 'Actinomyces', y que en algunas ocasiones favorece la infección activa. En estos casos poco frecuentes de infección activa se pueden producir abscesos pélvicos e infecciones difíciles de erradicar con consecuencias irreparables para la fertilidad posterior.

FALSAS CREENCIAS SOBRE EL DIU

*Riesgos de infertilidad: existe la creencia errónea de que el DIU no deben utilizarlo mujeres que nunca han tenido un parto o no se han quedado antes embarazadas porque produce infertilidad o esterilidad. Sin embargo puede favorecer esta complicación cuando se asocia a una infección (endometritis, enfermedad inflamatoria pélvica) que también puede aparecer en las mujeres que ya han tenido embarazos y partos.

* Diabetes y lactancia: se cree erróneamente que no pueden utilizarlo mujeres con diabetes o que han tenido previamente un embarazo ectópico. De la misma manera que existe el error de pensar que es más fácil la perforación uterina en aquellas en que se inserta durante la lactancia (poco después del parto): los DIUs se pueden insertar inmediatamente después del parto y de un aborto.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter