La mitad de las españolas retrasa la maternidad por falta de estabilidad económica

Maternidad, hijos, nacimiento
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 12/04/2018 18:05:06CET

MADRID, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

La mitad de las mujeres españolas considera que la mejor edad para tener el primer hijo está entre los 26 y los 31 años (55%) o entre los 32 y los 35 (25%). Sin embargo, la mitad retrasa la maternidad debido a la falta de estabilidad económica, según una encuesta elaborada por WOOM, compañía tecnológica orientada a la salud de la mujer, entre más de 2.000 mujeres.

Un 33% la difiere porque prefiere disfrutar al máximo de la vida antes de tener hijos, aunque el 39% cree que es importante tener hijos lo antes posible para evitar problemas de fertilidad.

De este porcentaje, el 82% busca quedarse embarazada para formar una familia y porque es un motivo de ilusión tanto para ella como para su pareja. Le sigue, con el 16%, el hecho de sentir el impulso natural de ser madre, con o sin pareja.

Casi 9 de cada 10 encuestadas echa en falta alguna ayuda pública o mejores salarios que faciliten la maternidad. Para el 30% el apoyo más importante es la conciliación, con medidas de teletrabajo y horarios flexibles y para el 24% mejorar las ayudas de baja por maternidad y paternidad. Le siguen los apoyos económicos para tratamientos de reproducción asistida (21%), los de la compra de productos básicos para el bebé (13%) y los del cuidado de los niños (12%).

¿CUÁNTOS HIJOS?

A casi dos de cada tres (62%) les gustaría tener dos hijos. El 20% prefiere tres y el 14% se quedaría sólo con uno. Al ser preguntadas si, en una hipotética situación de solvencia económica, con la pareja ideal y un buen puesto de trabajo, con posibilidad de carrera profesional y conciliación, el 42% seguiría optando por tener dos hijos, mientras que las que dicen que tendrían tres ascienden al 39%.

En este escenario, 4 de cada 10 mujeres tendría su primer hijo antes de los 25 años, aunque siguen siendo mayoría, con el 50%, las que lo harían entre los 26 y los 31.

Sobre el límite de edad para concebir, el 35% de las españolas considera que está en los 35 años, mientras que casi un 45% cree que se encuentra entre los 37 y los 40. Según la encuesta, 7 de cada 10 españolas cree que el momento de buscar ayuda de un especialista llega tras llevar 12 meses intentando concebir, siempre y cuando se tenga menos de 35 años. El tiempo se reduce a 6 meses si la edad supera los 35.

Si se diera esa situación, el 57% haría todo lo que fuera necesario para tratar de quedarse embarazada. El 27% sólo consultaría a un especialista si pudiera hacerlo a través de la Seguridad Social, mientras que el 11% no lo haría porque económicamente no puede permitírselo.

"La reserva ovárica de la mujer es uno de los principales determinantes a la hora de concebir y el factor que más influye en ella es la edad de la mujer; de ahí, la relevancia de estar bien informadas sobre la importancia de buscar un embarazo antes de los 32 años. Es alarmante que casi la mitad de las mujeres no sepan que su reserva ovárica desciende drásticamente a partir de los 35 años, postergando la búsqueda del primer hijo hasta más allá de los 37-38 años cuando desean tener más de 1 hijo", señala el doctor Isidoro Bruna, Director Médico de HM Fertility Centers.

"El papel que juega la atención primaria es vital --añade--. Cualquier ginecólogo puede poner sobre aviso a una mujer si cree que su reserva ovárica empieza a estar comprometida. Esta información puede ser relevante para que la mujer adopte decisiones sobre su proyecto de vida y opte por adelantar su maternidad o acudir a tiempo a una vitrificación de ovocitos".

La tecnología actualmente puede ser de ayuda con aplicaciones como la de Woom, que ya ha ayudado a más de 42.000 mujeres a quedarse embarazadas en menos de año y medio. Esto es posible gracias a los algoritmos de WOOM, que combinan ciencia y tecnología y recogen datos del ciclo de la mujer, recalculando continuamente sus días más fértiles, y aconsejándole de forma personalizada para alcanzar una concepción natural o ayudarla a tomar la decisión de ir a ver un médico cuanto antes.