Y evitar estar incómodos

Lactancia y calor, consejos para afrontarlo

Cómo evitar la mastitis durante la lactancia
ISTOCK
Publicado 27/05/2017 8:42:50CET

   MADRID, 27 May. (EDIZIONES) -

   La subida de las temperaturas puede dificultar la lactancia, puesto que tanto la madre como el bebé pueden sentirse incómodos, si bien no se puede interrumpir ya que, entre otras razones, en esta época el niño pierde un mayor volumen de sales minerales a través del sudor.

   Por este motivo, y con el fin de afrontar esta etapa de la forma mejor forma, la asesora de lactancia y responsable de divulgación de Medela, Montse Robles, ha aportado seis consejos básicos:

   1. Las tomas se harán a demanda, olvidándose de horarios estrictos y de tomas controladas. En épocas de calor el bebé transpira más y existe mayor riesgo de deshidratación. La leche materna le proporciona todo el líquido que necesita.

   2. Si el bebé cabecea, se lleva la mano a la boca, saca la lengua o directamente se queja, son señales de que tiene sed y hay que darle una nueva toma. No hay que esperar a que el bebé llore.

   3. Del mismo modo que un bebé puede deshidratarse en épocas de calor, la madre puede sufrir síntomas similares al dar el pecho. Es fundamental, que la madre siga una alimentación equilibrada y tenga una correcta hidratación en épocas de calor. Conviene tener a mano una botella con agua y beber mientras dure la toma, no tanto para aumentar la cantidad de leche, sino para calmar la sed, ya que la hormona que segrega el cuerpo mientras la madre da el pecho, la oxitocina, produce sed.

   4. Realizar las tomas en lugares frescos. Si el sitio donde se va a dar el pecho al bebé dispone de aire acondicionado, evitar que el bebé reciba directamente el flujo de aire. Si, por ejemplo, en casa no hay este tipo de equipos conviene bajar las persianas y cerrar las ventanas para que la habitación esté lo más fresca posible.

5. La lactancia materna funciona mejor cuando la mamá y el bebé están lo más relajados y cómodos posible. Por eso, un baño en la piscina puede ser el remedio perfecto para aliviar el calor y relajarse, además de practicar el contacto piel con piel. Aunque no es recomendable amamantar en una piscina, un chapuzón rápido puede ayudar a relajar a ambos para estar listos en la siguiente toma.

   6. Mantener el bebé en la sombra o debajo de una sombrilla con un protector solar disponible para cualquier exposición solar inesperada. Un sombrero o gorra también puede ser beneficioso para resguardarlo del sol al igual que un protector solar adecuado si tu bebé tiene más de 6 meses de edad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter